Nadie es responsable de nada



Acabemos de una vez con la gilipollesca idea freudiana de que el responsable de todo lo que te está sucediendo es tu padre o tu madre o no sé qué acontecimiento que viviste cuando eras un niño, sacúdete esas ideas miserables que te han ahogado durante años y años.

Nadie es responsable de nada porque nunca nadie decide nada. Nadie es responsable de nada porque nadie tiene una sola idea que sea suya. Tú no puedes actuar de forma distinta a como actúas, haces lo que haces en base a 'los programas' que te han sido metidos dentro, por eso no eres responsable, un ordenador no es responsable de los programas que ejecuta, así que tú tampoco lo eres.

No vine al mundo porque yo eligiera venir, estoy aquí debido a no sé qué, no tengo ni idea de porqué estoy aquí, tampoco yo decido nada de todo esto que está sucediendo (si es que está sucediendo algo), por lo tanto no soy responsable pues yo realmente no participo en ninguna decisión.

Hay hechos, claro que los hay, sin embargo no hay nadie haciendo nada. Todo esto de alguna manera está programado, así que el esfuerzo y la voluntad no tienen ningún sentido. No hay ninguna responsabilidad porque no hay ninguna libertad de acción; no hay ninguna posibilidad de que haya libre albedrío, sin embargo eso no quiere decir que todo esté decidido, este Gran Hermano montado por no sé quién es mucho más complejo de lo que imaginamos.

Ese individuo al que tanto odias no puede ser diferente a como es, los programas que lleva dentro le hacen ser así, además no hay nadie dentro de él que decida nada, piensas que ese individuo es un cabrón pero es que no puede ser otra cosa que eso que está siendo, y si el cabrón fueras tú pasaría exactamente lo mismo, es decir que tampoco te puedes librar de serlo.

El mundo en el que vives no puede ser diferente a como es, ese mundo funciona con un megaprograma que contiene a su vez millones de programas internos que hacen que el mundo no pueda ser diferente a como se está mostrando ante tus ojos. ¿Pero entonces? La vida es así y no tenemos ni puñetera idea de quién la ha inventado.

Sé que son palabras muy rotundas y que además están dichas a quemarropa, lo sé, pero se acabó el tiempo de las medias verdades. Ahora lo único que puedes hacer es soltar una carcarjada, y más vale que te rías porque si no te ríes te podrías plantear matarte o matar a alguien, así que ríete por favor, no te tomes muy en serio toda esta locura. Hay veces incluso que hay que reírse sin ganas, comer sin ganas, trabajar sin ganas, vivir incluso sin ganas, y aún haciendo todo sin ganas podrás ver que la vida sigue siendo vida, eh ahí el gran misterio.

A pesar de haberte dicho bien claro que nadie es responsable de nada, y a pesar habértelo explicado con mucho detalle, no te hagas un feroz desordenado y un 'viva la virgen' en las cosas cotidianas porque entonces irás de puto culo, lo que intento decirte es que la vida está situada de verdad en el sustrato biológico, no en el añadido cultural que la mente ha creado. Las religiones, la espiritualidad, la política, la filosofía, el arte y un largo etcétera, todas ellas son productos de la mente, el sustrato biológico y la naturaleza en su conjunto no son productos de la mente, sitúate pues a la altura de ese sustrato biológico, no andes perdido todo el tiempo en 'lo cultural'. Recuerda que únicamente tienes que atender tres frentes básicos: comida, techo y vestido, lo demás te lo puedes saltar. Verás que cuando estás en 'modo supervivencia' los problemas existenciales se evaporan. La vida se simplifica enormemente cuando te das cuenta de que tan sólo es necesario atender a ese sustrato biológico dejando de lado las pajas mentales derivadas de todo 'lo cultural'.







Sobre el miedo



-Hola Raúl, hoy quería preguntarte sobre el miedo, y en particular sobre el miedo en relación al trabajo. 

Podemos decir que hay dos tipos de miedo, por un lado está el miedo biológico, es decir el miedo del cuerpo, se trata de un miedo totalmente necesario para la supervivencia, ese miedo no te lo puedes quitar aunque quieras, hablo por ejemplo de la reacción al ver una serpiente que serpentea por el camino, en el momento de verla el cuerpo da un salto y se lanza hacia atrás porque ese miedo significa protección, ese miedo es inamovible, sin ese miedo nos volveríamos unos temerarios porque si ese miedo no estuviera presente pondríamos en juego la vida biológica. Y de otro lado tenemos el miedo psicológico que es un miedo muy complejo y que cuesta mucho desentrañarlo, es el miedo que nace del hecho de que la mente hace todas las cosas para asegurarse su propia continuidad; la mente se hace habitualmente este tipo de preguntas: ¿Qué será de mí si pierdo el trabajo que tengo? ¿Qué será de mí si se acaba la relación que mantengo con tal persona? ¿Qué será de mí si un día me falta el amor de mi familia? ¿Qué será de mí cuando muera? Si te das cuenta esas preguntas se las hace la mente porque la mente en todo momento está buscando su propia continuidad, de la búsqueda de esa continuidad es de donde nace el miedo que nos atenaza y que nos paraliza. Fíjate en una cosa: el cuerpo es capaz de vivir de instante en instante, sin embargo la mente no puede; el cuerpo es capaz de vivir en el ahora porque el cuerpo no piensa en términos de permanencia, al cuerpo en realidad le da igual permanecer que no permanecer, sin embargo a la mente no le da lo mismo ya que la mente busca en todo momento la permanencia, y es de esa permanencia de donde nace el miedo, el miedo nace de que la mente no quiere perder lo que tiene, aunque mejor habría que decir que el miedo nace de que la mente no quiere perder lo que cree que tiene, la mente cree que posee muchas cosas aunque lo que realmente ocurre es que no posee ninguna, no somos dueños de ninguna cosa, de ninguna persona, de ninguna situación, no somos dueños de ningún futuro porque no hay un futuro que se pueda cumplir como lo imaginamos. 

El miedo en el trabajo es miedo a no tener el dinero suficiente para poder vivir si un día te falta ese trabajo, también es el miedo a la competencia y a la rivalidad con los que trabajan contigo, y por supuesto es el miedo a perder el estatus que ahora posees, porque por muy pequeño que sea tu estatus, alguno tienes. El miedo en el trabajo es el miedo a fallar y sobre todo es el miedo a no estar a la altura de lo que se espera de ti, cuando te liberes de lo que se espera de ti, en ese momento tu vida cambiará y ese cambio será muy profundo. No estés preocupado por ningún aspecto del trabajo, piensa que nunca tienes el control sobre nada, si nunca tienes el control sobre nada, ¿de qué te preocupas? Deja que la vida traiga para ti todo lo que te tiene que traer, deja también que la vida se lleve todo lo que se tiene que llevar. Una de las mayores tragedias del ser humano es creer que tiene el control sobre lo que sucede en la vida, pero es que no tenemos forma de controlar nunca nada. 

No se puede alejar uno del miedo a través de la mente porque la mente puede decirse a sí misma que está liberada del miedo y no lo está en absoluto, la mejor forma de hacerlo es liberando la ‘energía muerta’ que se queda alojada en los músculos y en los huesos del cuerpo, cuando esa energía se libera, normalmente el miedo se va, por eso soy partidario de fortalecer el cuerpo, lo puedes hacer saliendo a correr, escalando montañas, yendo al gimnasio, jugando al fútbol como hace el que esto escribe, nadando en el mar o en la piscina, paseando como mínimo una hora diaria, el caso es que el cuerpo se fortalezca, y es que cuando el cuerpo está fuerte, el miedo psicológico casi ni se nota. 

Te recomiendo que te hagas instintivo, no cerebral, actúa casi antes de pensar, eso no quiere decir que hagas las cosas de forma alocada, lo que te estoy diciendo es que dejes al cuerpo actuar sin su controlador habitual que es la mente, entonces descubrirás la increíble sabiduría del cuerpo. Cuando sólo hay acción, entonces el miedo se aleja. 

Por paradójico que resulte decirlo, amamos el sufrimiento, disfrutamos sufriendo, por eso casi nadie quiere quitarse el miedo porque para muchos el miedo es sinónimo de vida, muchos piensan que están llenos de vida porque están llenos de problemas y de miedo, para muchos millones de seres humanos los problemas y el miedo son sinónimo de vida, qué tremenda locura. 

Nos gusta el miedo, el miedo en realidad nos protege mucho más de lo que pensamos, no queremos estar libres del miedo porque estar libres del miedo significaría estar muertos. Un fuerte abrazo, amigo.







La atención plena no existe.



Abro el ordenador y veo que alguien me envía un cartel que dice así:

“SI ESTÁS RECORDANDO A TU PROFESOR DE SEGUNDO, ESO ES MEMORIA, PERO SI TE ESTÁS DANDO CUENTA DE QUE TE ESTÁS ACORDANDO DE TU PROFESOR DE SEGUNDO, ESO ES MINDFULNESS”.

Cuánta tontería revestida de espiritualidad. Lo que dice ese cartel es falso, voy a tratar de explicarlo aunque hasta un niño pequeño sabría darnos una buena explicación. Si estás recordando a tu profesor de segundo, efectivamente eso es memoria, y si te estás dando cuenta de que te estás acordando de tu profesor de segundo, eso es memoria también, así que “mindfulness” es un concepto inventado, una abstracción, una muletilla más de la falsa espiritualidad que llena las cabezas de conceptos vacíos y muertos.

Hay algunos que todo lo pretenden resolver con el famoso “aquí y ahora”, pero ese “aquí y ahora” no significa absolutamente nada, es igual que los que quieren resolver todo a través de la atención plena (mindfulness), a través de la atención nunca se logrará una mutación psicológica como algunos pretenden, eso que se llama mindfulness es algo que está vacío de contenido, una pieza más de este sonambulismo espiritual que nos ha tocado vivir. 

Cuando recordamos es la mente la que recuerda, y cuando nos damos cuenta de que estamos recordando, es la misma mente la que lo está haciendo, se trata del mismo tipo de pensamiento, no hay un pensamiento distinto cuando recuerdas y otro para cuando te das cuenta de que recuerdas, el pensamiento es idéntico en ambos casos, pero es la mente la que fabrica la ilusión de que si te das cuenta de que te estás dando cuenta, entonces eres “más”, "mucho más", te hacen creer que si te crees esa fantasía te convertirás en un ser humano de otra categoría, un 'ser espiritual' mucho más elevado que va a vivir en una felicidad permanente. ¡Cuánta idiotez! ¡Y qué forma de perder el tiempo! 

Dentro de nosotros no se genera nunca ningún contenido nuevo, desde el interior de nosotros mismos nunca se genera nada, tan sólo somos un depósito de memoria ya que todo lo que conseguimos saber son informaciones que vienen de fuera, por lo tanto no somos más que replicantes, tan sólo somos memoria acumulada, así que todos esos cuentos de la atención y de la atención plena no son más que historias puestas de moda por una espiritualidad que en la mayoría de los casos es una falsedad y un burdo engaño.







Qué estupidez



Qué estupidez que en una antigua tradición religiosa tan importante se diga que la mujer fue 'creada' a partir de la costilla de un hombre, y aún se considera sagrado el libro donde eso aparece escrito, además muchos siguen pensando que eso es palabra de Dios, de hecho se sigue leyendo sin ningún reparo en las iglesias de medio mundo. Qué tomadura de pelo, por favor. Una de dos, o se trata de una metáfora y hay que considerarlo como un cuento y claramente tiene un contenido simbólico que nadie acierta a comprender, o directamente es un insulto al género humano y muy especialmente es un insulto a la mujer.







Un poeta no es más que un albañil


Era plenamente consciente cuando publiqué esta entrada del revuelo que traería. Y efectivamente la ha traído. 

Sin embargo toca seguir hablando claro, sé que a algunos se les retorcerán las tripas cuando lean algunas cosas de las que hoy salen escritas, pero qué se le va a hacer, creo que ya va siendo hora de que algunos aprendan a escuchar cosas que no les gustan. 

Un poeta no es más que un albañil, una ópera de Puccini no es más que la reja de un arado con la que arar un trozo de tierra en la que sembrar unas patatas; construir un arpa es igual que hacer una valla para que no se salgan las gallinas; contemplar el atardecer es igual que rellenar una quiniela; una sinfonía de Schubert no es más que el ladrido de un perro. ¿Por qué digo esto en apariencia tan amarillista? Lo digo porque creo que estamos completamente agilipollaos con el tema de los artistas y del artisteo, estamos atontaos perdidos porque vemos unos cuantos versos de un poema escritos en la etiqueta de una botella de vino y nos derretimos, cuando eso no es más que una chorrada, una solemne chorrada; un famoso premio de poesía es igual de intrascendente que un partido de la segunda división de balonmano, una exposición de fotografía es lo mismo que ir al mercado a comprar unas naranjas, quiero decir que los puestos del mercado tienen la misma calidad estética o más que muchas de las salas del Museo Reina Sofía de Madrid. 

Hace poco le dije a un maestro de yoga que para mí una siesta tiene bastante más nivel que una clase de yoga, y no le gustó nada al paisano que se lo dijera, pero hubo que decirlo porque el hombre nos estaba aleccionando sin piedad a un grupo de personas diciéndonos que lo mejor de lo mejor de la vida es el yoga. Un respeto por favor. Un respeto. 

La cultura es todo lo que la mente ha inventado. La cultura es un 'artefacto' que se ha apropiado del funcionamiento natural de la vida. La cultura nos ha metido a todos en la cabeza la idea obsesiva de que es necesario convertirse en un artista para cambiar el mundo, pero esa es una idea enfermiza que lo que hace es aturdirnos, no tienes que convertirte en nada, no tienes que transformar un espacio ni transformar tu vida ni la de los demás, todo eso no son más que memeces sentimentales. Estamos todos ansiosos por producir un cambio en alguna parte, sin embargo cuando la necesidad de ese cambio desaparece, es cuando la vida encuentra de verdad su sitio. 

Esto es sólo un ejemplo de la chaladura en la que estamos todos metidos ahora mismo: en estos días en la Fundación Canal de Madrid abren una exposición que han titulado “el mundo onírico en Man Ray”, pues bien, ¿de verdad es tan importante el mundo onírico de Man Ray? ¿De verdad lo es? Resulta que para ese mundo onírico de Man Ray se destinan un montón de recursos, cuando posiblemente muchas familias madrileñas no tengan ni para comer. Señores, el mundo onírico de Man Ray es una solemne tomadura de pelo. En estos días se celebra también la feria ARCO, otro delirio de mercaderes trasnochados y decadentes, lo curioso es que ellos piensan que son lo más de lo más de la vanguardia artística. Se nos ha ido la cabeza amigos, se nos ha ido completamente la testa con esta forma de ensalzar el arte y de glorificar a los artistas, y es que el mundo artístico es una pieza que se maneja muy bien desde el poder, lo diré con palabras mucho más claras: es a través del arte que a mucha gente se la desactiva, y eso al poder que nos somete le satisface mucho, por eso desde dentro del sistema se tiende a promover tanto el mundo artístico. Lo mismo pasa con el mundillo espiritual, y es que cuanta más gente esté metida en ese mundo de sonámbulos, menos guerra dan y más fácil es tenerlos controlados.

No tienes que vivir como un artista ya que si te vives como un artista vas a deformar tu propia visión de la vida, tienes que vivir simplemente como un ser humano, ir de "artista" no es más que un invento artificial que la cultura ha creado; por lo mismo no tienes que vivir como un hombre religioso o espiritual, simplemente tienes que vivir como un ser humano y comprender que la religión y que la espiritualidad son otro invento de la cultura, y es que la cultura nos ha inoculado a todos la idea de que es necesario cambiarse a sí mismo y a los demás, incluso nos ha inoculado también esa idea obsesiva de que es preciso ser algo más, sin darnos cuenta de que ese "algo más" es precisamente lo que nos está destruyendo. En la religión se adora a los santos y en la cultura se adora a los artistas, en ambos casos se trata del mismo tipo de adoración. Si eres pintor seguramente querrás ser como Velázquez o como Picasso, si eres artista de vídeo te gustará ser como Bill Viola, y si te consideras muy espiritual querrás ser como Jesús o como Buda o vaya usted a saber, el caso es imitar la vida de otros sin atreverse a vivir la vida que a uno le llega. No seas imitador de nadie, no vivas la vida de otros a los que no has conocido y a los que nunca vas a conocer, no glorifiques a ningún ser humano por muy 'divino' que te parezca. 


Hasta que un día veas que ya no vendes nada y que no quieres que nadie te venda nada, ese día sí que habrá sucedido en ti algo completamente verdadero.






La Xunta de Galicia prohibirá las matrículas en infantil si los niños no llevan puestas las vacunas obligatorias.



¡Hostias Feijóo, cómo te las gastas! 

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha confirmado que la Xunta prohibirá las matrículas en infantil si los niños no llevan puestas las vacunas obligatorias. 

¿Estás seguro Feijóo? Sería un grave error. Si la medida sigue adelante habrá cantidad de denuncias contra la Xunta y ésta las perderá todas dado que las vacunas en España no son obligatorias, si la ley dice que las vacunas no son obligatorias, no se puede discriminar a quien no se las ponga. 

Imagino cómo habrá sido la cosa, te habrán dicho más o menos: “Venga Feijóo, tú que gozas de una cierta estabilidad política, prueba a ver qué grado de rechazo tiene la medida, vamos a chequear a través de las redes sociales cuánta gente tenemos en contra”. 

Quien ahora te responde Feijóo son los datos demoledores de la encuesta Cal-Oregón, en ese estudio se tomaron como muestra a 17.764 niños, los datos fueron supervisados por padres de niños vacunados y no vacunados. Lee atentamente por favor: 

Los niños vacunados tenían un 120% más de asma. 

Los niños vacunados tenían el 317% más de TDAH. 

Los niños vacunados tenían el 185% más de trastornos neurológicos. 

Los niños vacunados tenían el 146% más de autismo. 

¿Qué dices de estos datos, pájaro? Si me los rebates tienes un admirador para toda la vida, pero si no eres capaz de rebatirlos, entonces te callas la boca y dejas a la gente en paz. 

Declaración de resistencia a las vacunas obligatorias (en Argentina saben ya mucho de estas cosas pues allí la locura del Nuevo Orden Mundial se ha hecho ya efectiva). 

La última frontera de las vacunas, un magnífico informe de Xavier Barlett.

A pesar de que “vacuna” significa prácticamente lo mismo que “vacuno”, no somos animales a los que les pones lo que te dé la gana y se callan la boca. Ojalá fuésemos animales de verdad, sería la única forma de que cesara la explotación de unos sobre otros.







Por increíble que te parezca




Por increíble que te parezca, 
lo que te sucede no tiene que ver con lo que haces,
lo que te sucede no es el resultado de tus esfuerzos, 
nunca hay un ‘yo’ controlando nada.