Lloro, Ángel Mío


La tristeza no se puede extirpar, ni reprimir, tampoco se puede suprimir, y es que con tristeza también se puede vivir.

La tristeza en realidad es lo más auténtico que tenemos pues retrata fielmente lo que somos.

La tristeza nos fija en lo real, lo real es lo que no ha sido manipulado por nuestra propia mente.

La tristeza vivida a pleno pulmón nos ayuda a mirar todo sin interpretar y sin imaginar, entonces es cuando se puede ver que solamente queda el silencio. Y ese silencio sana.





Este tema musical es triste, pero muy bello. Canta Amancio Prada esta “Antífona del otoño en el Valle del Bierzo” sobre un poema escrito y declamado por Juan Carlos Mestre. Del álbum “Escrito está”.