Burgos, ciudad abierta



Estuve más de diez años sin ir a Burgos, sin embargo en los últimos cuatro años he ido 22 veces seguidas, que se dice bien. ¿Hay alguna explicación para eso? Pues no, no la hay. 

No busques explicación para la mayoría de las cosas que llegan a tu vida, sean de la naturaleza que sean; aunque suene un poco fuerte decirlo, sin embargo es preciso decirlo: la vida no tiene sentido, la vida simplemente es, se manifiesta”.

María Jesús, José Antonio, Montse, Ulpi, Irene, Julián Ángel, Zulma, Eduardo, Ángela, Enrique, Nieves, Yolanda, Jose, Puri, Isabel, Ana, Carlos, Cristina, María José, Jesús, Feli y muchos más de una lista casi interminable de personas que han ido apareciendo a la vera de las sobrias tierras burgalesas, tierras de flores y de oscuros cielos, tierras de frío infernal y de rojo calor de corazones; personas que se han ido abriendo a la conciencia, muchas lo han hecho y lo hacen en medio de grandes dificultades. Abrirse a la conciencia es abrirse a la flor del camino interior.

El único camino que no es una invención de la mente es el camino interior. 'Camino interior' quiere decir vivir independientemente de cómo sean las circunstancias.

Me pasé un montón de años en silencio y de pronto ha irrumpido uno en la vida pública. Burgos es uno de esos sitios donde tomo conciencia de eso que se llama ‘la vida pública’; algún día trataré de explicar en profundidad de qué se trata.

La vida es siempre nueva. Lo viejo es sólo nuestra mirada con respecto a las cosas que sucedieron. Viejo es todo aquello que no es capaz de renovarse.

El próximo jueves día 14 de mayo, a las 19.00 horas, presentación en Burgos del nuevo libro “Amor a la Vida”. Será en la Fundación Caja Círculo, plaza de España número 3 (una hora antes de la presentación estaré para quien quiera adquirir el libro, también si desea que se lo firme). El acto tendrá una duración de 3 horas (de 19:00 a 22:00 h.)


La palabra muerte es un concepto que hemos inventado. La palabra amor es otro concepto inventado por la mente. Otra palabra creada artificialmente es la palabra vida. Ha de morir en nosotros la idea de la muerte, la idea del amor, como también ha de morir la idea de la vida...pues no se vive de ideas. Es preciso aprender a vivir sin ideas. Vivir sin ideas no es vivir descerebrados o desnortados. Vivir sin ideas es vivir sin el peso de lo que la mente proyecta. La verdadera vida es todo eso que la mente no es capaz de inventarse. Sin invenciones de ningún tipo, llega a nosotros la libertad.