Próxima parada: León



El nuevo libro “Amor a la Vida” tiene su próxima parada en León (Comunidad de Castilla y León, España); me toca señalar que es en España porque sé que esta página se lee también en países hermanos donde hay ciudades que se llaman también León, por ejemplo México. Un saludo a esas queridas tierras y a los que en ellas habitan.

León es mi tierra de nacimiento. Aunque nací en un pueblo, siempre que voy a la ciudad de León me acuerdo de esas mañanas de invierno cuando siendo niño acompañaba a mi madre; recuerdo el olor de las consultas de los médicos; recuerdo a los carboneros que subían el carbón en sacos escaleras arriba; me acuerdo también de los carros tirados por caballerías; tengo un recuerdo muy nítido de los perros y de las bicicletas, de los cables que poblaban los tejados, así como del olor a velas y a incienso que salía de las puertas de las iglesias. Yo me recuerdo siempre mirando. Lo que más me gustaba de niño -y también ahora de mayor- es mirar en silencio. Nunca miré con tristeza, ni incluso con alegría, tampoco con melancolía, no había ninguna pena en ese mirar. Los que apenas me conocen piensan que yo nací para hablar en público, pero no, no es así, mi verdadera pasión es mirar callado, observar el movimiento completo de la vida. Y siempre en silencio. Solamente quiero tener ojos para ver la vida, y no estoy hablando de los ojos exteriores sino de los ojos que ven desde el interior, esos que podríamos llamar 'Los Ojos del Alma'.

Este próximo viernes día 8 de mayo (en la portada del libro hay un 8 tumbado que naturalmente representa al infinito; el año en el que estamos es 2015, que sumados sus números hacen 8; y el 8 es el día elegido para la presentación en León; ciertamente es un poker de 'ochos)'. Entonces: este próximo día 8 de mayo, viernes, a las 19 horas, presentación en León del nuevo libro, será en la Biblioteca Pública de León. Me va a presentar el buen amigo Valentín, y creo que lo va a hacer de una forma muy original; Valentín es escritor y uno de los ‘corazones’ que impulsan el Teléfono de la Esperanza.

Mi hermano Juan escribió hace dos días esta pequeña crónica para la presentación. Se lo agradezco por el gran afecto que destila.

Durante seis meses largos he colaborado con la página del Teléfono de la Esperanza de León. Han nacido 31 apuntes, todos ellos extraídos del libro “Un día de primavera”; ha sido Valentín el que ha realizado una magnífica obra de redacción y de edición del libro, yo he intentado estar atento a los comentarios que aparecen en todos y en cada uno de esos apuntes.