Fenómenos extraordinarios


Si alguna vez la gente me mira raro, muy pocas veces la verdad sea dicha, pero si me miran raro especialmente los familiares y los amigos, es cuando hablo del tema extraterrestre; como si a alguno de ellos le escuchara yo decir mentalmente: “No me digas Raúl que insistes con este asunto… De verdad que eres un tipo muy majo, pero cuando sacas este tema es que bajas muchos enteros…”. Sé que hay personas que piensan que yo trato el tema extraterrestre como algo 'snob' o simplemente como un pasatiempos. “Entre col y col de vez en cuando metes alguna lechuga”, me han llegado a decir. Pues muy bien gente querida, pero sobre todo amigos y familiares, he comprobado con los años que quien 'se extraña' del tema extraterrestre es porque tiene ‘algún problema’ para ‘conectarse’ con la trascendencia; tener problemas para conectarse con la trascendencia no es otra cosa que no haber comprendido que Todo ha sido creado por una Realidad Inteligente.

Hace dos días estuve en el funeral del suegro de mi hermano. En un bello cementerio de ciudad, bajo un sol de justicia y a cuarenta grados de temperatura, tuve ‘la intuición’ de que ahora los muertos como que no se mueren. Lo voy a tratar de explicar para que no cunda el pánico. Ahora el fallecido como que 'se queda' ahí en un pequeño pliegue dimensional, como que 'no se va muy lejos'; literalmente los muertos parece que se quedan a la vuelta de la esquina quizás sabiendo que es llegado el momento de que por fin se rasgue este velo de realidad y podamos ver todas las dimensiones vibrantes y compenetradas, fusionadas unas con otras, estoy hablando de 'poder ver' la gran obra de la Creación, o por lo menos una de sus grandes obras. Esto que acabo de decir está directamente ligado con el tema extraterrestre, y no tanto con ver platillos volantes en el cielo. Pero ya que hablamos de platillos volantes y de otras 'realidades' que no dejan de manifestarse, hace poco tiempo se ha podido ver en El Paso (Texas. EEUU) fenómenos extraordinarios que tienen que ver con la apertura de un portal dimensional a través del cual ‘se cuelan’ extraterrestres nórdicos (razas éticas) que vienen a combatir a los grises que teledirigen la implantación del NWO (Nuevo Orden Mundial) aquí en la Tierra. Es curioso que el lugar donde eso tiene lugar se llame “El Paso”.

En el año 2012 la NASA descubrió este tipo de portales dimensionales. Según ha declarado el físico Jack Scudder, de la Universidad de Iowa, “son lugares donde el campo magnético del sol se conecta con el de la Tierra creando una especie de pasarela desde uno al otro, a 93 millones de millas de distancia. Esos portales son invisibles, inestables y eludibles, puesto que se abren y se cierran sin que hayamos encontrado un patrón que lo justifique”.

En estos meses de atrás el sol ha tenido a veces un halo muy grande y muy llamativo,  posiblemente ese halo esté relacionado con estos campos magnéticos que de alguna forma 'abren' nuevos portales dimensionales. Esta foto me la enviaron a mí el pasado 24 de mayo de este año 2015, fue hecha en Madrid alrededor de la una de la tarde de ese día.



Todos nosotros somos luz que viaja. Desde lugares muy remotos del cosmos y del tiempo-espacio hemos llegado hasta esta Tierra. Somos luz que se ha metido en estos cuerpos. Las naves de las razas éticas son también naves de luz y trabajan con la luz y para la luz. Nuestra alma es luz. Es el trabajo con la luz la tarea que tenemos que hacer. Estar ‘iluminados’ no es que Dios nos hable a cada momento y que no nos equivoquemos nunca; estar iluminados no es otra cosa que tomar plena conciencia de la luz que somos. Esa es la tarea. Por eso estamos...¡aquí!