Cuando estamos atrapados por una emoción



Todas las veces que estamos abrumados por alguna circunstancia concreta, si analizamos a fondo lo que nos pasa, veremos que por lo que estamos verdaderamente abrumados es por la interpretación que nuestra mente hace de esa circunstancia concreta y no por la circunstancia en sí.

Cuando estamos atrapados por una emoción, conviene poner atención en esa emoción para ver lo falso que en ella se esconde, si somos capaces de verlo, nos daremos cuenta de muchas cosas.

Y de esa forma, en completa observación consciente, percibiendo lo que hay, comenzaremos a desbrozar la selva del ego, una selva intrincada pero por la que es posible caminar. Al desmoronarse la personalidad ficticia que nos hemos construido, irán desapareciendo las presiones y los miedos, también las enfermedades, porque las enfermedades no son otra cosa que todas las energías aprisionadas que no han podido liberarse.