Ilie Cioara



Cuatro apuntes consecutivos sobre Ilie Cioara, seguro que algunos se estarán preguntando a qué viene tanta insistencia, se trata simplemente de significar una figura de 'bajo perfil'. Este verano ha sido para mí el descubrimiento del gran místico rumano, una figura que irá creciendo a medida que pase el tiempo. Como todos los místicos, también éste es uno que se salió de la senda marcada; en realidad los místicos no siguen ninguna norma establecida, tan sólo aquella que está trazada en su alma.

La semilla de la enseñanza de Cioara se va a ir expandiendo, y es que todo lo grande crece siempre desde la sencillez. La gran labor de Ilie Cioara se centra en trascender el mundo finito y conseguir su integración con lo Infinito, creo que esa es también la tarea de todo ser humano.

Hay personas que no están muy de acuerdo con el método seguido por Cioara, le acusan de que hacía intervenir demasiado a la voluntad, personalmente creo que para los inicios del despertar la voluntad es clave, y es que si no hay voluntad no hay avance; si tú quieres darte un baño tendrás que calentar el agua, llenar la bañera y meterte dentro, es preciso que la voluntad trabaje que para ‘lo otro’ se pueda dar. 

Para mí los escritos de Cioara son un manantial de sabiduría, no sabiduría de esa que llega a través de la vía intelectual, sino verdadera sabiduría encarnada. Aquí os dejo algún 'subrayado' que ha ido apareciendo mientras me adentraba en la lectura de sus libros:



“El hecho de que podamos funcionar como seres completos, presentes en el momento que llega, depende de que tengamos una comprensión correcta de la vida”.


"Bajo el reinado del miedo, el individuo toma decisiones equivocadas,
perdiendo así la claridad.
Nuestro cuerpo físico paga el costoso precio
de sus consecuencias, lo queramos o no".


“La sencillez de vivir en la verdad les parece difícil a quienes se hallan atrapados en distintos patrones de pensamiento; lo que se necesita es persistencia, trabajo y un querer activo. Nunca digas “No puedo hacerlo”, pues de ese modo programas tu propia impotencia".


"La Luz es eternamente una con la Alegría;
a través de ella late el Amor.
Como niños, vivimos en el asombro absoluto,
con la pureza del alma que teníamos al principio,
con la misma claridad de mente; vivimos
como si acabáramos de nacer".


“El individuo que ha despertado a la realidad, se comporta comprende y actúa atendiendo las necesidades de la Vida en cada uno de los momentos presentes, que se revelan y suceden sin fin. Con mente clara, lúcida, es como una llama que arde de forma permanente y continuamente se renueva”.