Al filo de la navaja



"No tengas miedo de la indefinición porque también ella forma parte de la vida. No temas no saber lo que va a pasar, lo que te va a pasar. No te pongas nervioso. No temas la rumorología. No hagas demasiadas teorías, teorías que a buen seguro luego no se van a poder cumplir.

No seas tan tajante. No claves tantos cuchillos, recuerda que tu voz no es la única voz que existe. 

Vivir al filo de la navaja. Vivir en el abismo. Estar en la cuerda floja… ¡Todas estas cosas en realidad no importan! ¡Todo esto de aquí apenas tiene importancia! Y esto de aquí no importa porque esto dura lo que dura un sueño. Esto de aquí ya está vivido. ¿Aún no te has dado cuenta?

Que la agresividad que vives nunca se convierta en violencia hacia ti mismo ni hacia los demás; que tu tristeza no se convierta en auto castigo, que sea más bien la forma en la que se va la pena de tu lado; que la excitación no sea un derroche de energía, que la excitación se convierta en las alas blancas de tu corazón; que la enfermedad no sea solamente un camino que te lleva a la muerte, porque ningún camino te lleva nunca a la muerte. Celebra que nunca vas a morir. Celébralo de verdad".




Capítulo número 24 del Libro “Amor a la Vida”