Los casos de corrupción son otra cortina de humo


Pensamos que la corrupción actual proviene exclusivamente del sistema político y financiero, sin embargo lo que está podrido de verdad es el sistema monetario. Leed atentamente este artículo de Greg Grisham pues lo dice con gran claridad:

"Entre todas las distracciones con las que nos manipulan los medios de comunicación, la más grande de todas es la de la “Corrupción”. Todos los titulares sobre casos de corrupción que rellenan los periódicos y telediarios forman parte de una gran cortina de humo que sostiene a un sistema en sí corrupto. Actual e históricamente, la corrupción real es una gran conspiración, y ahora, al igual que siempre, se esconde detrás de casos aislados mediatizados.

Cada vez que hablamos sobre la “corrupción” echamos más leña al fuego que alimenta la cortina de humo que nos ciega. Que veamos la paja en el ojo ajeno y no la viga en el nuestro es el modus operandi con que el sistema corrupto se perpetúa. Esto no quiere decir que seamos todos hipócritas sino ignorantes que inconscientemente se dejan emplear como tontos útiles que lo que hacen es arrojar piedras a su propio tejado.

Hay una manera de salir de este ciclo vicioso y de dejar de ser manipulados y utilizados. La clave está en aprender a distinguir entre el Sistema Financiero y el Sistema Monetario. El Sistema Financiero está en boca de todos y es el comodín para todos los casos de corrupción mediatizados, pues todos de una u otra forma están relacionados con el Sistema Financiero. Mientras tanto, el Sistema Monetario es ignorado, nunca se relaciona con casos de corrupción siendo como es la corrupción máxima.

Por lo tanto, estamos mediáticamente preocupados, más bien obsesionados, por los bancos y por los banqueros, mientras los Bancos Centrales y sus accionistas (es decir TODOS NOSOTROS) nos quedamos en el olvido. Si dudamos de los medios masivos de comunicación, ¿por qué hacemos caso y eco de sus noticias sobre “corrupción”? Los innumerables casos de corrupción mediatizados son meros síntomas esporádicos, provocados y aprovechados para disimular una enfermedad crónica, un proceso histórico de ingeniería social que se ha perpetuado durante siglos y que ha fomentado guerras y genocidios de manera cíclica. Un sistema corrupto que sirve como medio de ingeniería social, para los intereses de muy pocos.

Jamás despejará la cortina de humo la Academia oficialista, historiadores y economistas ortodoxos, al servicio siempre de los sistemas de creencia institucionalizados y otorgados por El Sistema. Al contrario, estos son clérigos del sistema mediático que sostienen al propio Sistema con argumentos cada vez más sofisticados y paradigmáticos. (eje. izquierda/derecha, capitalista/comunista). Esto es más cierto tal vez en España que en cualquier otro país europeo.

Gracias a la reciente aparición de medios de comunicación “alternativos”, por primera vez es posible despejar esa cortina de humo. Mientras países como España languidecen bajo los tentáculos de la bestia mediática y académica, y sirven además de bastión imperial en el sometimiento al dinero y al aparato militar, otras gentes y otros países ya se están preparando para dar jaque mate al Sistema. El mejor ejemplo es el de la emergente moneda del grupo de países BRICS, de patrón oro, a través del cual se pretende reemplazar al Dólar como Moneda de Reserva Mundial y así poner fin al sistema unipolar corrupto, y seguramente sin que sean necesarias más guerras.

Para empezar a descubrir lo que cuece detrás la cortina de humo y cómo dejar de contribuir a ella, nada mejor que acercarse al pensamiento económico de Frederick Soddy".





                              Gregory William Grisham Vento