La diabetes: una epidemia mundial



No debe de ser casualidad que en el último medio año varias personas me hayan consultado directamente para intentar poner remedio a la diabetes, en algunos casos era para ellos mismos, en otros casos ha sido para familiares o amigos. Me llama la atención la aparición de la diabetes en muchos niños. La sensación que tengo es que estamos frente a una gran epidemia, una epidemia mundial.

Lo primero que hay que decir es que la diabetes tiene lugar cuando el cuerpo alcanza una acidez extrema, si esa acidez se logra corregir, la diabetes desaparecerá. Así de simple. Más que estar preocupados por los niveles de azúcar en sangre, hay que estar vigilantes del Ph que tiene nuestro organismo; si nuestro organismo presenta unos niveles óptimos de alcalinidad, nunca aparecerá la diabetes, aunque haya predisposición hereditaria.

Toda diabetes se puede corregir, sea del tipo 1 o del tipo 2; es más fácil corregir la de tipo 2, pero la del tipo 1 se puede llevar a un estado más que satisfactorio.

Hay un libro muy importante para la erradicación de la diabetes, ese libro es "La milagrosa dieta del pH para la diabetes", del Dr. Robert O. Young y de Shelley Redford Young.

El libro está editado por ediciones Obelisco. Ha salido traducido al español y creo que es una herramienta de primera mano. En el libro se plantea un tratamiento de doce semanas con el que revitalizar completamente la salud. Ese tratamiento hay que seguirlo de manera fiel, además es preciso hacerlo en familia; en realidad cuando enferma un miembro de la familia enferman un poco todos, lo mismo ocurre cuando sana ese miembro ya que todos sanan también. En el libro se detalla qué alimentos se deben comer, cuáles evitar y cuáles son los mejores para normalizar los niveles de azúcar en sangre. La obra incluye pautas para controlar el estrés y reducir los niveles de azúcar, así como numerosas y ricas recetas para equilibrar el pH del organismo.

Recomendaciones mías personales elaboradas en base a la experiencia acumulada durante más de treinta años, experiencia que ha nacido básicamente de no disponer de una salud del todo buena:


.El ejercicio físico. Se trata de algo muy importante. En el caso de una persona adulta debe caminar dos horas diarias durante el primer mes si es diagnosticado de diabetes, luego bajar a una hora como mantenimiento. No se puede saltar ni un solo día el ejercicio físico. Deberá hacerse así durante muchos meses o años.

.Eliminar el azúcar blanco así como los endulzantes con mucho contenido glucémico como la miel, melaza, etc. Fuera también las mermeladas y las golosinas de todo tipo, fuera también el turrón y todo tipo de edulcorantes, excepto la estevia que es muy buena y muy recomendable (la estevia ha de ser de cultivo biológico).

.Quitar de la dieta la bollería industrial, los fritos, así como todos los lácteos (todos sin excepción).

.Fuera completamente el pan blanco, el arroz blanco, los fideos blancos, también la pizza.

.Fuera las carnes rojas. Si se toma pollo de granja convencional hacerlo solamente dos veces al mes por la cantidad de hormonas que incorpora. Nada de hamburguesas, perritos calientes, así como salsas tipo kétchup, mostaza, etc.

.Entre pescado y carne, decantarse siempre por el pescado ya que es menos ácido que la carne.

.Eliminar las bebidas gaseosas edulcoradas (en especial la Coca-Cola).

.Quitar el chicle.

.Incrementar el consumo de agua, pero que el agua sea alcalina, lo más alcalina posible (por encima de un 8 de pH). Es bueno que parte de ese agua se tome con clorofila.

.Incrementar el consumo de ensaladas, principalmente las de hoja verde.

.Incrementar el consumo de batidos de frutas poco dulces: las manzanas verdes y la sandía son muy indicadas.

.Empezar a tomar batidos verdes: aguacate con espinacas y calabacín por ejemplo. Hay una variedad de estos batidos que de forma creativa podemos ir combinando.


Reconsiderando:

.Los que están afectados por la diabetes tienen en sus propias manos el control de la enfermedad, recuerda que eres el médico que se puede sanar a sí mismo.

.Los diabéticos que voy conociendo han sido y son por lo general bastante caprichosos con la comida, he observado que toman muy pocas verduras, especialmente verdura cruda. 

.Es muy importante indagar en el tema emocional. Detrás de una enfermedad casi siempre aparece un conflicto de sentimientos, de pensamientos o de emociones. El miedo persistente casi siempre acaba plasmándose en una enfermedad física.

.Si no se descansa adecuadamente, los cimientos se desmoronan. Si no hay verdadero descanso es imposible que haya curación. 

.También es importante el aire que respiramos, se necesita que ese aire sea de muy buena calidad, y es que el aire es seguramente el alimento principal y casi nunca deparamos en ello.

.Conviene hidratarse convenientemente. Es muy importante el agua que se bebe, y en especial importa la calidad de ese agua. 

Todo esto no es para que en tres meses estés ya sano y caigas esta vez en la enfermedad de la soberbia o en el engreimiento, tampoco es para que vivas cien años porque vivir cien años muchas veces no significa nada; todo esto es para que tengas la energía necesaria para hacer lo que tienes que hacer; de sobra sabemos todos lo que tenemos que hacer, aunque a veces parezca que lo hemos olvidado.