Las enfermedades no son lo que pensamos



Tenemos tendencia a pensar que son los hongos los virus y las bacterias los que causan nuestras enfermedades, de hecho siempre se nos ha dicho que nuestro sistema inmune es ‘atacado’ por agentes ‘extraños’ y que esa es la razón de que enfermemos. Con el cáncer pasa lo mismo, solemos pensar que se trata de un desorden celular, un fallo de la naturaleza, una agresión casi siempre externa que hemos de intentar corregir.

Según las cinco leyes biológicas del Doctor Hamer, la enfermedad es algo por completo distinto de eso que habitualmente pensamos.

Los hongos los virus y las bacterias no son los causantes de las enfermedades, más bien podríamos decir que nuestro cuerpo los usa para completar una fase de curación comandada por el cerebro. En la fase de resolución de un conflicto, los hongos los virus y las bacterias reciben una señal del cerebro para trabajar en la tarea que les ha sido asignada. El cerebro da la orden de que una zona del cuerpo se inflame (enfermedad); hemos de saber que esa inflamación está comandada por nuestro propio cerebro, además se trata del camino elegido para la curación. Y es que el cerebro nunca se equivoca. 

No enfermamos porque tenemos un conflicto, enfermamos justamente para sanar ese conflicto. La aparición de una enfermedad significa siempre la resolución final de un conflicto. Cualquier síntoma que aparece es justo porque es necesario que aparezca.


Estamos a menudo mal porque no nos permitimos estar tranquilos en casa con los síntomas de eso que llamamos ‘una enfermedad’.