Ya no digo ego


La palabra ‘ego’ está tan gastada, tan trillada, que ya no digo ego, digo mejor ‘ignorancia’, es más propio, está más ajustado, y es que el ego no es más que ignorancia, ignorancia espiritual.