Camino de León



Camino de León para presentar el nuevo libro “Cartas del alma desnuda”. 

Que una ciudad se llame León siempre me pareció atrevido, imaginad una ciudad que se llame Pantera o Leopardo, que es posible que existan ciudades con esos nombres, es muy posible. León hace referencia a la fuerza del animal del que dicen es el rey de la selva, aunque sabemos que la ciudad de León debe su nombre a la palabra latina 'legio' que significa 'legión'. Para mí León es también alguien que lee mucho. Un león es un lector muy grande; ojalá cada vez haya más leones que lean de todo lo bueno lo mejor, como la mujer de la foto. Es Goya que a sus 99 años ha fallecido esta pasada madrugada; así estaba hace unos días buceando en el nuevo libro, entrando sin miedo en esa arquitectura de palabras. Además de esa bella foto (creo que la última de su vida física), grabó para mí un precioso mensaje de voz también hace unos días, un mensaje que queda ya alojado en la biblioteca infinita de mi corazón. Un fuerte abrazo para toda su familia. En realidad la vida no tiene edad puesto que el sustrato es eterno, el cuerpo es solamente una aparente circunstancia, un precioso adorno que llevamos puesto sin acabárnoslo de creer del todo.

El libro se presenta el próximo viernes día 11 a las 19:30 en la Biblioteca Pública de León, calle Santa Nonia número 5. El acto estará presentado por el amigo y también escritor Valentín Turrado. Contamos con la colaboración del Teléfono de la Esperanza de León. A continuación transcribo la carta número 23 que aparece en el nuevo libro y titulada “Carta a un niño de Palestina”, incluyendo la foto original que inspiró esta carta:


Estoy delante de la foto de un niño palestino que duerme sobre un sucio colchón de espuma en medio de las ruinas, en medio del caos y en medio de la destrucción más absoluta.

Querido niño,

Aunque lo mejor sería quedarse en silencio, la verdad es que no puedo hacerlo, creo que tampoco debo.

Podría matarme la tristeza viendo esta foto, pero no, la tristeza ya no me domina. Viendo la fotografía, además de sentir una infinita compasión por ti y por todos los tristes hombres que os han llevado a ese estado de cosas, viendo la foto repito, siento que llega la esperanza. La esperanza es esta: que los hombres que han borrado su conciencia la puedan volver a limpiar para poder ver. Esos que no ven están ciegos porque dispararon a inocentes por la espalda. Cuando disparas a un inocente por la espalda, la bala se vuelve contra ti. Tú, el perseguidor, eres desde ese momento el perseguido. 

Te veo dormir y he de decirte que me alegra mucho verte dormir. Prefiero que duermas a que mueras. Como sólo os vemos muertos, me alegra tanto que estés durmiendo... 

¿Sabes una cosa? El mundo está tan enloquecido que nadie sabe lo que hay que hacer; pero fíjate lo que te voy a decir: incluso aunque no haya nadie que sepa de verdad lo que hay que hacer, aún así hay motivos para la esperanza. Esta esperanza no es ni blanda ni ñoña, es la esperanza de saber que todos los que persiguen niños llevan al diablo al lado, el diablo es la propia locura de la mente que hace que no tengas reposo ni de día ni de noche. Quien persigue a un niño para hacerle mal nunca encontrará la paz. Y no es que la vida sea vengativa, que en verdad no lo es, pero la vida es justa, una justicia que no encontrarás en las formas humanas y sí en la trascendencia que corre bajo la apariencia externa de las cosas.

Ahora mismo no veo la foto, más bien la escucho, y me está diciendo la propia fotografía: “Da la vuelta a cada revés que llegue a tu vida, la fuerza que trae ese revés es justo la fuerza que necesitas para construir lo nuevo. No dejes que tu mente muera en el dolor, haz que la fuerza del dolor te dote de una mente nueva. Si lo consigues habrás ganado la guerra contra ti mismo, sin duda la guerra más difícil”.

De la foto me llega ahora la brisa de la primavera que ya avanza. Hay algo dentro de todos nosotros que nos resucita si estamos dispuestos a resucitar. En ese amor que levanta los cuerpos y las almas, siente ese amor de todos los que ahora y siempre te queremos y te apoyamos.

Tu amigo desde España.

Raúl.



Y aquí os dejo con este bello tema de Asher Quinn que me acompaña estos días mientras viajo.