Cuando esperas que alguien te aclare el futuro


Acaba un año y empieza otro. Se pueden leer muchos balances del año que termina, lo mismo que se pueden leer también muchas previsiones para el año que comienza. Algunos aprovechan y van a que les echen las cartas, otros acuden al I Ching, otros van para que alguien que canaliza les aclare cómo va a ser su futuro. Otros leen crónicas periodísticas pensando que lo que sucede en el exterior es lo único que pasa en la vida. Otros van a la iglesia y se encomiendan a un santo particular o a la idea que tienen de Dios. Otros no acuden a ningún lugar aunque interiormente se preguntan qué va a pasar con su vida.

Nadie te dirá nunca cómo es el futuro porque nadie lo sabe, y los que dicen que lo saben en realidad están mirando a través de un cristal deformado. Al hablar del futuro en realidad nadie sabe de lo que está hablando.

Tengo amigos que suelen acudir a personas que les dicen cómo va a ser su futuro, pero es que nadie sabe nada del futuro porque el futuro no existe más que como un concepto mental, nadie sabe cómo va a ser ese futuro aunque la persona a la que acudes diga que canaliza a no sé qué seres de alta dimensión.

Te hablan lo que va a ocurrir o de lo que puede ocurrir, y es que eso que te dicen que va a ocurrir se empieza a mover en la línea del tiempo y se transforma a la misma velocidad a la que se transforma todo lo externo y fenoménico, es decir que eso que te han dicho sobre el futuro vale de muy poco pues en el mundo de la forma está todo siempre cambiando, o sea que según te lo dicen así se evapora, y es que en la materia todo se evapora, también eso que te han dicho. Puede ocurrir que lo que te dicen se quede en tu mente como algo petrificado y que no te deje ver lo nuevo que aparece a cada instante, es decir que por estar pendiente de que se cumpla lo que te han dicho, dejas de ver lo que brota en el presente. Y esto es más importante aún que todo lo anterior: cuando vas a ver a alguien para que te aclare el futuro vas como alguien que se vive como un cuerpo, por eso las cuestiones sobre las que preguntas tienen que ver con la salud, con el trabajo, con el dinero, con la familia, etc. Y eso es seguir en el sueño, sigues dormido tú y sigue dormida la persona que supuestamente canaliza el mensaje pues lo que tú eres no es un cuerpo, tampoco eres la empresa que tienes entre manos ni la salud que puedas tener en un momento dado. Lo que eres no se puede definir. Lo que eres está al margen de cualquier devenir temporal. Lo que de verdad eres no es tocado nunca por ninguna circunstancia supuestamente azarosa. Nadie sabrá decirte nada de lo que de verdad eres ya que eso que eres no transcurre en el escenario del tiempo y del espacio. De lo que te hablan al hablarte sobre ‘tu futuro’ es sobre una supuesta imagen de un yo que está recorriendo una línea temporal, pero tú no eres un yo que está sujeto a ningún devenir.

Acudes en realidad a esos encuentros para que alguien te dé esperanza, sin embargo es tan bello vivir sin esperanza. Sí, lo repito de nuevo: es tan hermoso vivir sin ninguna esperanza… Siempre nos dijeron que era un arte saber esperar, sin embargo creo que es justo lo contrario, el verdadero arte es no esperar. Cuando no esperas quedas libre de lo que vendrá, en realidad cuando no esperas de lo que de verdad te liberas es de la propia mente que siempre está esperando cosas baldías. Cuando no esperas todo queda liberado y la vida deja de estar preñada de aspectos superficiales; cuando no te vives como un cuerpo dejas ya de esperar pues sabes que eso que eres está más allá de cualquier circunstancia externa. Tú no vives en un cuerpo, es el cuerpo el que vive en ti, es decir que no es que dentro de un cuerpo haya una conciencia, es que dentro de la conciencia queda englobado también el cuerpo. La conciencia no se preocupa por el futuro porque la conciencia no está inscrita en el tiempo; para lo que de verdad somos nunca el tiempo existió, nunca hemos vivido en él. 

Cuando vas a que te digan cómo será tu futuro das por hecho que tienes futuro, pero en realidad no lo tienes, lo que llamas ‘tu futuro’ no es más que la consecuencia de vivirse como un individuo que se siente separado de la totalidad. Es una ilusión de la mente pensar que nosotros fabricamos nuestro futuro o que alguien lo puede fabricar para nosotros.


Y a todo esto, ¿qué es el futuro? El futuro es pasado; el futuro es pasado porque todo lo que proyectamos hacia el futuro es una proyección del pasado, y eso que proyectamos son imágenes, y las imágenes nos relegan a vivir en un plano mental, y vivir a través de la mente hace de la vida una creencia, pero vivir no es una creencia, vivir es una vivencia. Así que vive, permite que la vida se haga en ti.



En la fotografía se puede ver arte en la nieve, por Simón Beck.





Parece que nos gustan más los cristos de escayola


Varias personas han escrito en relación a la imagen del anterior apunte titulado “el evangelio de la vida”. No es bueno tener que explicar una imagen, pero si no queda más remedio…

La niña famélica que presenta la enfermera en esa fotografía es la misma imagen que presenta el sacerdote en la iglesia en Navidad, son idénticas, una es parte del belén de toda la vida, la otra forma parte 'del belén de la vida'.

En la tradición cristiana, y más concretamente en la tradición católica, el día de Nochebuena y el día de Navidad se adora a una figura del niño Jesús que normalmente el sacerdote presenta ante los fieles, el papa lo suele hacer en Roma en la misa del gallo, justo lo que se ve en la fotografía de este apunte. Pues bien, la imagen de la niña famélica tiene el mismo contenido simbólico que esa imagen de madera o de escayola, sólo que la imagen de la niña se presenta ante nosotros como ‘más real’, una imagen que golpea y nos despierta en un instante, algunos me han dicho que casi no la han podido mirar. Claro que la imagen de la niña da un fogonazo en los ojos, por supuesto. No califico la imagen, tampoco califico el texto que acompaña a esa imagen, simplemente los muestro y observo el efecto que producen. 

Aunque a veces no lo parezca, la vida se ocupa de todo, también de esa niña ya fallecida y de sus desconsolados padres.

Y si la imagen de esa niña ha golpeado, ha golpeado casi más decir que Dios es también ese cuerpo famélico. Dios es un concepto y como concepto no tiene realidad, si eres capaz de abandonar el concepto “Dios” lo que queda es tu unión con la vida, con la totalidad, pues Dios no es otra cosa que la vida en su total manifestación. Lo diré más sencillo: la esencia de Dios es lo que queda cuando eliminas  ese concepto mental al que llamas Dios.

Cuando la mente se queda en silencio ya no hay fotos de niños famélicos ni fotos de los que adoran a los cristos de escayola, conságrate al silencio que eres, no te consagres a ningún dios venga de donde venga pues dentro de ti está ya ‘eso’ a lo que te has de consagrar. La mayoría de los ríos no los cruzamos porque hemos construido una imagen de nosotros mismos, cuando ya no hay imágenes sólo queda lo que es, entonces el río se cruza solo.







El evangelio de la vida


Lectura del santo evangelio de la vida misma.

En aquel tiempo presentaron ante las cámaras de medio mundo a la pequeña Sahar nacida en Damasco, su desnutrición era evidente, una desnutrición que afectaba en ese momento a miles de niños sirios. Llamaba la atención de los periodistas los ojos tan abiertos de Sahar, unos ojos que parecían querer volar al cielo. La enfermera llegó con una balanza y puso en ella a la niña, su peso era de 900 gramos a pesar de que hacía ya un mes que había nacido. La madre de Sahar lloró al ver los esqueléticos muslos de la pequeña, y lloró sobre todo porque no la pudo amamantar ya que ella padece también grave desnutrición. El padre permanecía a unos metros mirando la escena con tristeza. A los dos días los padres regresaron de nuevo al hospital para recoger el cuerpo de la pequeña y poder enterrarlo.

¿Tiene que ver Dios con todo esto? No es que Dios tenga que ver con esto, es que Dios es esto.

Feliz Navidad a todos. Feliz Navidad.








Política sin ninguna dirección


Me escriben desde Cataluña para preguntarme cómo veo las elecciones catalanas de mañana 21 de diciembre, me temo que la contestación no va a colmar las expectativas porque esta vez no apunta a lo inmediato, apunta sin duda a otro lugar.

El político que se organiza para conseguir un resultado, una meta, el político que pone en movimiento toda una red de influencias para que prospere su ambición o la de su partido, ese político siempre se sentirá desamparado aunque consiga el poder y aunque consiga un placer momentáneo en eso que está llevando a cabo; por el contrario el que vive entregado a la vida y a su verdad más íntima sabe ya que no tiene nada que ganar ni nada a lo que aspirar porque ha comprendido la esencia que le constituye, una esencia que está más allá de cualquier descripción, muchos seres humanos están caminando ya por esta senda, un senda nueva que poco tiene que ver con lo había; ya no se trata de votar a unos o de votar a otros, se trata de no perseguir ningún ideal porque el que persigue un ideal huye siempre de la verdad.

Esto es algo que muchos intuimos, por eso creo que ya es hora de decirlo: no se puede cambiar nada de la vida en la materia, y no se puede cambiar porque la materia es sorda y no escucha, eso quiere decir que salga quien salga elegido el día 21 la dinámica política seguirá igual de asfixiante que siempre, seguirá la corrupción, seguirán los amiguismos y los enchufes, seguirán las mentiras, seguirán los robos, y es que la política es básicamente una actividad egoísta que basa su acción en una visión partidista y aislada de la vida, el culto a la personalidad que promueve la política es ahora mismo una enfermedad incurable. Entonces ¿qué se puede hacer? Lo único que podemos hacer es dejar de mirarnos como individuos que tienen que solucionar algo, el error es creerte que eres un ‘yo’ que tiene que salvar al mundo, pensamos que es el individuo el que tiene que elaborar planes sofisticados para cambiar las cosas, pero eso no son más que fantasías de la mente. Para lo único que sirve la política es para creer que tienes una opinión, pero tú no eres las opiniones que piensas o que manifiestas, tampoco eres las filias y las fobias, los gustos o los disgustos. Tú no eres lo que votas. Votas a alguien aunque en realidad es un voto contra alguien, sin darte cuenta de que los enemigos son siempre inventados. 

De todo lo que he podido leer y escuchar en esta campaña electoral, no puedo destacar ni una sola frase, ni un gesto verdadero, todo lo que he visto y oído son reacciones que reaccionan a reacciones previas, los campos de las ciudades han sido sembrados con ideas vanas y con miedos inconscientes, triste escenario para que el hombre nuevo pueda nacer.







La vida no es un puzzle que hay que resolver


A raíz del último escrito titulado nunca nadie hace nada, alguien escribió preguntando: "Entonces cuando alguien se suicida, ¿le "suicida" la vida? Porque si no somos dueños de ninguna cosa y no intervenimos en nada..." 

Hará un par de años al final de una charla me preguntaron sobre el suicidio, la verdad es que el suicidio es como el libre albedrío pues es un tema recurrente para cuando todo está tomando una especie de callejón sin salida, cuando ya no hay salida dialéctica por ningún lado aparecen casi siempre el suicidio y el libre albedrío, el suicidio cautiva por la apariencia tan dramática que tiene, el libre albedrío cautiva porque es un concepto que parece muy lleno de sentido, sin embargo está más vacío de lo que parece. La pregunta sobre el suicidio me pilló ese día un poco por sorpresa porque tenía poca relación con lo que estábamos tratando, pero justo en ese momento llegó algo muy sencillo y muy profundo, he de reconocer que cuando llegó yo mismo fui el primer sorprendido: “El Ser no se puede suicidar, el Ser no se suicida”, le dije a la mujer que había preguntado. "Cuando alguien se suicida lo único que acertamos a ver es que hay un cuerpo que se queda inerte, sin embargo el Ser permanece intacto, el Ser es la Conciencia Infinita que Somos”.

No es que al que se suicida le suicide la vida, creo que se puede decir mejor de otra manera: si algo ha de suceder la vida lo va a propiciar, y eso que ha de suceder puede ser de cualquier naturaleza, por supuesto que también propiciará el suicidio si es que la vida 'así lo estima oportuno', a veces la predeterminación está tan bien diseñada que casi ni se nota. Dando a la pregunta una respuesta aún más concreta, habría que decir que existe el suicidio, sin embargo no hay nadie que se suicide, no hay una entidad individual decidiendo nada ya sea un suicidio o cualquier otra cosa; una vez más lo que vemos es que todo sucede en la totalidad, podríamos decir que en el suicidio es Dios mismo que juega a que se suicida bajo la apariencia de 'un artefacto' al que llamamos cuerpo. Si crees que has nacido mirarás la muerte y creerás en ella a través de sus múltiples variedades, el suicidio es una más entre muchas, pero lo que de verdad eres no ha nacido y nunca morirá; los que habitualmente tratan el tema de la muerte tendrían que cuestionarse seriamente si han nacido, si se consideran un cuerpo se verán como nacidos, pero si en verdad se viven como conciencia atemporal entonces verán que no han nacido y que por lo tanto nunca morirán, entonces el tema de la muerte lo deberían de tratar de una manera completamente distinta o directamente no tratarlo. Cuando digo que en el suicidio no hay nadie decidiendo nada, no estoy tratando de eludir las responsabilidades formales que pueda haber por ejemplo en un delito. Lo diré más claro aún: si uno mata a otro y es juzgado y condenado no estoy diciendo que le tengan que quitar su condena, no estoy diciendo eso. A Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del César. Aquí estamos hablando de que cuando las cosas le ocurren a un individuo en realidad están ocurriendo a través de un individuo, eso no quita que haya las derivaciones que tenga que haber en el mundo de la forma. Es preciso sin embargo mirar con mucha atención porque tras los sucesos en los que aparentemente hay una clara implicación personal, descubrimos que lo que hay es algo impersonal, y es que la conciencia no es personal y limitada, la conciencia es siempre impersonal e ilimitada.

Mirada la vida a través de la mente, la vida parecería un puzzle que hay que resolver, pero si intentamos mirar la vida no únicamente a través de la mente, la vida no es un puzzle y no hay nada que tenga que ser resuelto, es la mente la que cree que tiene que solucionar todo tipo de problemas.

Lo más verdadero que uno va encontrando en esta larga investigación sobre la vida es que nunca nada existió y que nunca nada existirá, lo que vemos no es otra cosa que una proyección lanzada desde el propio yo, dicho con palabras aún más claras: todo lo que ves es lo que quieres ver, lo que te hace ver eso que ves es un simple proceso de identificación, no una realidad objetiva. Cuando no hay ‘yo’ no existe nada, al no haber ‘yo’ toda la realidad objetivable desaparece. Somos la nada en ninguna parte.

En algún momento volveremos a lo apuntado en este escrito y particularmente en este último párrafo. Seguro.








Calderón tenía razón...pero le faltó añadir algo.



Calderón de la Barca tenía razón, la realidad que vivimos es ilusoria, pero le faltó añadir algo, quizás lo podía haber dicho de esta manera: “Que toda la vida es sueño… ¡¡¡y no se te olvide que tú mismo también lo eres!!!”



En la imagen un actor interpreta a Segismundo en“La vida es sueño” de Calderón de la Barca, por la compañía Teatro del Temple. Olite (Navarra).









Nunca nadie hace nada


El otro día alguien escribió para pedir si yo podía explicar eso de que nadie hace nunca nada, en apuntes recientes está explicado aunque no me importa hacerlo de nuevo, la verdad es que la explicación es bastante sencilla. 

Nadie hace nunca nada porque el cuerpo y el cerebro mecánico nunca se salen de su programación genética, de su condicionamiento, tampoco de su moldeado cultural y social, el cuerpo y la mente cumplen siempre un patrón que está ya fijado o prefijado; por ejemplo ante una experiencia que nos toque vivir, el cuerpo y la mente reaccionarán siempre en relación a esa programación y a ese moldeado, es decir que no hay una ‘entidad individual’ que decida nada, no hay ninguna autonomía para tomar nunca ninguna decisión. Podemos pensar que sí elegimos, pero no decidimos, tenemos la sensación de que elegimos, pero ni incluso eso es así, y no es así porque no hay nadie que pueda elegir y mucho menos decidir ya que esa entidad que elije o decide no lo puede hacer de forma autónoma pues siempre está insertada en un todo, lo que sucede está sucediendo en la totalidad, no hay partes autónomas eligiendo o decidiendo nada.

Algunos podrán pensar entonces que el panorama es desolador. Todo lo contrario. Viendo en esencia cómo es el funcionamiento interno de la vida, lo que hemos de hacer es relajarnos y ver que lo mejor que podemos hacer es eliminar todo propósito intencionado pues lo mismo que sabemos ya que nadie hace nada, todo sucede por sí mismo; y si a alguien no le convence eso de que todo sucede por sí mismo, se puede decir mejor de esta manera: todo sucede en el Sí Mismo; todo lo que es, es el Sí Mismo.

La libertad no es poder elegir, la verdadera libertad es vivir sin que intervenga la voluntad.







Nadie es dueño de la tierra que pisa



Nevó estos días de atrás aquí donde vivimos. Anteayer subí más arriba en la montaña para contemplar el milagro de la espesura de la nieve. Llevaba más de una hora caminando cuando me encontré con un hombre y con una mujer que iban agarrados de la mano, destaco lo de que iban agarrados de la mano porque aunque iban bien abrigados sus manos estaban desnudas, sin los guantes que con el frío intenso tanto se necesitan; nos saludamos y de pronto descubrimos que nos conocíamos, charlamos un buen rato y de pronto salió el tema de la independencia de Cataluña, ¿que raro verdad? Imagino que más de uno se preguntará a qué se debe tanta insistencia en este blog con este asunto, pues tanta insistencia se debe a que este tema es algo muy fuerte, la oscuridad de este proceso está removiendo los corazones de millones de personas en España, igual de removidos están los que apoyan el secesionismo como los que están a favor del juego constitucional, creo que toca ir deshaciendo poco a poco este laberinto sabiendo como sabemos ya que los problemas nunca se resuelven, los problemas se disuelven, un problema se disuelve si es iluminado por la luz de la comprensión.


Lo que ahora sale escrito es un breve resumen de lo que hablamos mientras admirábamos las huellas de los pájaros sobre la nieve, unas huellas que ni el mejor dibujante podría imitar.



Mientras algunos no hacen más que reafirmar su identidad, otros nos damos cuenta de que la libertad real nace precisamente de no identificarte con nada.

Vivimos en la época de la intención, todo se hace con una intención, una finalidad, en todas partes se habla de ‘estrategias’ a través de las cuales conseguir unos objetivos, el pensamiento mide y calcula lo que le dicta el deseo, el deseo intenta conseguir un resultado a través de la acción, y el resultado de esa acción es una mazmorra que acaba aprisionándolo todo. La pureza se pervierte a través de la intención, cuando hay intención ya no hay pureza.

La tierra que pisas la estás pisando provisionalmente, por eso todos los sueños de futuro que trazas alrededor de lo que consideras que es tu tierra, son falsos.

Nadie es dueño del lugar en el que está viviendo.

No tienen derecho unos a marcharse, lo mismo que otros no tienen la obligación de quedarse. “Ahora me voy porque me va bien, sin embargo si me fuera mal me quedaría”.

En este momento es cuando hay que revisar las cosas que algunos decían hace un tiempo, hay que hacerlo ahora pues ya han pasado los excesos de la exaltación de estos últimos meses.  Ved al 'ex ministro de exteriores' de Cataluña Raül Romeva (que nació en Madrid y que catalanizó su nombre, ése que acaba de salir hace dos días de la cárcel) cómo era tumbado dialécticamente en el primer minuto de esta entrevista en la BBC.

Dejemos que ahora la música nos inspire.

Escuchad este extraordinario tema titulado “mi tierra” de Nino Bravo, lo cantaba en una mítica actuación de televisión poco antes de morir en accidente de tráfico, qué apropiado lo que dice el estribillo y qué forma tan bella de decirlo:

“Dime de qué tierra vengo, dímelo tú buen amigo, tierra de la que no tengo más que el polvo del camino”.

Si se callase el ruido igual podríamos hablar y soplar sobre las heridas de unos y de otros, dice el magnífico tema de Ismael Serrano y Rozalén.








La desnudez de la mente



Cuando la mente siente que se va agotando, cuando además comprueba que intentando controlar no controla nada, cuando ve que anticipándose a los acontecimientos no se anticipa en realidad a ninguno de ellos, entonces es cuando puede arrojar la toalla y rendirse, por eso es tan necesario parar, detenerse, muchas veces ocurre que si no paras tú es la vida la que te para a través de una enfermedad, la muerte de un ser querido, un accidente o lo que sea. Tu vida es mucho más de lo que conoces, tu vida no es solamente eso que captan tus sentidos externos. En la vida no hay nada accidental ni casual, cuando en la vida vemos accidentes y casualidades es porque vemos solamente acontecimientos aislados, nunca hay acontecimientos aislados ya que éstos están siempre inscritos en un todo, en el Todo. Pararse a contemplar es lo mejor que podemos hacer, contemplar no quiere decir que no hagas nada desde el punto de vista práctico, contemplar es vivir en la completa desnudez de la mente. ¿Quieres asentarte de verdad en esa desnudez? Olvídalo todo, escapa del avispero en el que has vivido hasta ahora, sal del enjambre de los pensamientos obsesivos y caóticos pues ellos te han llevado a esa debilidad en la que estás viviendo. Recuerda que la Conciencia no es el psiquismo, olvida el psiquismo y entra de una vez en la Conciencia. El pensamiento no es nunca el instrumento para la liberación, nunca te liberarás a través de la mente. La persona no es más que un fantasma que aparece en este espacio-tiempo. No se trata de cambiar unas creencias por otras, se trata de deshacerse de todo y quedarse fijado en la Presencia sin nombre.








Confidencias de un policía en Barcelona



Pude hablar hace unos días con un destacado mando de la policía nacional enviado a Barcelona con motivo del fallido referéndum del 1 de octubre, se aloja en el barco conocido como ‘piolín’, un barco que reúne a 800 guardias civiles y policías nacionales. Fue en una cena improvisada y en una charla también improvisada en la que se dio la oportunidad de conversar. En la vida no hay casualidades.

* "No soy tanto un policía de élite como un policía de élice ya que he estado en el barco piolín dos meses y aún me queda otro por lo menos de estar allí. Para mi mujer y mis hijos está siendo una época muy dura, también para los que estamos allí destinados".

* "Cuando saludamos a los Mossos vemos quién es españolista y quién independentista, se les ve a la legua".

* "La fuga de empresas de Cataluña ha hecho más para parar el proceso independentista que toda la policía y la guardia civil juntas".

* "El adoctrinamiento en Cataluña ha sido alucinante en estos últimos años, pero aún con adoctrinamiento y todo hay un porcentaje muy alto de catalanes que se sienten españoles por los cuatro costados. En todo este tiempo hemos recibido más muestras de apoyo que de rechazo".

* "Los servicios de información españoles tienen mucho más control del que parece".

* "Tenías que ver la cara de los Mossos cuando fueron a destruir documentación y de pronto les dimos el alto, en su cara se veía que estaban haciendo algo muy poco correcto".

* "La última huelga general en Cataluña estaba hecha por cuatro pelagatos, cuatro pelagatos acobardados que salían corriendo en cuanto llegábamos, esa última huelga se dejó que prosperara para que la propia población no independentista se pusiera en contra de los independentistas. Como así fue".

* "Inés Arrimadas es, con mucho, la política más valiosa ahora mismo en Cataluña".


Cuando acabó la cena me subí al coche y puse la radio, estaban hablando del 'católico' Junqueras, de sus 'oraciones' y 'reflexiones' en la cárcel; está muy bien lo de la confesión católica, menudo invento, si cometes fechorías y eres católico no pasa nada porque luego vas y te confiesas y Dios te las perdona todas. Qué tipo antiguo es este Junqueras, qué cosa antigua y trasnochada es este cuento chino de la independencia, cuánta energía malgastada privando a la gente del verdadero despertar.








Quietud sin movimiento



Nuestra verdadera naturaleza se muestra cuando no hay ningún escape en ninguna dirección, lo que verdaderamente somos aparece en la quietud sin movimiento, igual que se ve en los árboles contemplativos de la fotografía.








Nadie se sana de nada



A raíz del último apunte publicado hace dos días, una mujer ha escrito bastante conmovida diciendo que cómo es eso de que ‘nadie se sana de nada’. Pues bien.

La misma locura que supone pensar que te puedes iluminar a ti misma, es creer que puedes sanarte a ti misma. Efectivamente nadie se sana de nada. Te puedes curar de algo que le pase al cuerpo, algo leve, algo de poca importancia, pero sanar no puedes ya que lo que en verdad eres está ya sano, dicho con otras palabras: la Conciencia no enferma, la Conciencia es la mojama del espíritu pues no hay ningún bicho que la ataque. Cuando viene una enfermedad lo que hay que hacer es… NADA. Repito: NADA. Vamos a ver, si te rompes una pierna lo suyo es que vayas a que te escayolen, si tienes una infección te tomas un antibiótico, pero si te diagnostican una enfermedad seria, mejor no hagas nada, la enfermedad es una situación que provoca que vivas algo, la enfermedad es una estancia en la que vas a entrar a vivir algo muy concreto y además lo vas a vivir de forma muy intensa, una enfermedad no es otra cosa que un amplificador de señal, un pulso acelerado en el tiempo, en la enfermedad todo se comprime para que sea vivido con extraordinaria intensidad, un día son mil años para alguien enfermo de verdad. ¿Qué es lo que sucede cuando llega una enfermedad seria? Cuando llega una enfermedad seria piensas que vas a morir, pero lo que de verdad eres nunca va a morir, entonces nos encontramos con que la auténtica enfermedad es pensar que vas a morir, esa es de verdad la enfermedad, por eso digo que no es necesario que hagas nada, además es que no puedes hacer nada, sobre todo si la enfermedad es incurable. No le pidas cuentas a la vida porque la vida no sabe de cuentas. Al sabio le da igual estar vivo que muerto porque sabe que todo siempre es vida y que no hay nunca nada que muera. Ante una enfermedad no hay que hacer nada desde el punto de vista psicológico, haz lo que creas conveniente desde el punto de vista de la biología, pero no hagas nada con respecto a lo psicológico, te lo digo mejor si quieres con estas palabras: no creas que eres tú la que enferma, tampoco te creas que eres tú la que sana, por lo mismo yo no soy el que escribe esto, tampoco eres tú la que lo está leyendo. Un fuerte abrazo, amiga. Y tranquilízate, la vida no va ni muy despacio ni muy deprisa, la vida simplemente va, y por lo general va bastante bien. O muy bien.







La liberación



Transcribo parte de una conversación con un amigo a través del whatsapp, hace dos días:


-La liberación no es liberarse de un sistema político, de una economía determinada, la liberación no consiste en mejorar tu cuerpo ni tus capacidades, la liberación no es tener dinero para comer lo que quieras y para viajar a países desconocidos, aunque creas que todo eso te libera, en realidad no representa ningún tipo de liberación, eso no quiere decir que no hagas cosas para llevar una vida digna y que luches por lo que crees justo, pero te digo que hay muchos que luchan por lo que creen justo y siguen tan dormidos como siempre.

-Entonces, ¿en qué consiste la liberación?

-En comprender que no hay nadie que necesite ser liberado.

-¿?

-La esclavitud no es otra cosa que la creencia de que somos seres solitarios que tenemos que enfrentarnos a la dureza de la vida. La misma idea de que tienes que sanarte es una idea asfixiante. ¡Ya estás sanado! Y estás sanado en la medida en la que sabes que eso que verdaderamente eres no necesita de ningún tipo de sanación. Lo que verdaderamente eres ya está sano.

-No acabo de entenderlo del todo.

-Nadie decide nada.

-¿?

-No hay un yo aislado que comande nunca ninguna maniobra. No hay un yo que haga nada. No hay un yo autónomo haciendo cosa alguna. Nadie consigue nunca nada. El ser humano se ve como 'algo que nace en el tiempo' y tiene la total seguridad de que un día su cuerpo morirá; lo que verdaderamente eres es lo que eras antes de que tu cuerpo apareciera, eres lo que serás cuando tu cuerpo muera.

-Entonces, ¿todo está predeterminado?

-La sensación podría ser esa, aunque decir que todo está predeterminado es algo que suena muy fuerte; lo que aparece ante nuestros ojos lleva por debajo un verdadero río escondido; no hablemos si no quieres de predeterminación, sin embargo es un hecho que todo sucede como ha de suceder, no hay nada que escape del ritmo sagrado que tienen las cosas, no sobra nada, no falta nada, es perfecto lo que se muestra ante nuestros ojos. 

-¿Dirías entonces que es liberador ver que no hay libertad?

-Es profundamente liberador ver que ese mundo aparente que miramos no es real, es liberador ver que este mundo fenoménico es un sueño. Si lo que ven los ojos no es real, tampoco sería real la libertad que podemos encontrar en el mundo de la forma. 

-Pero a la vez cada instante es nuevo...

-Cierto, y ese es el gran misterio, en el mundo de la forma todo aparece y desaparece a cada instante, todo está inspirando y expirando a la vez, yéndose y viniendo al mismo tiempo, lo que de verdad cuenta es la realidad absoluta que está detrás de todas las cosas.

-¿Realidad absoluta?

-Sí. Ninguna cosa existe en la forma en la que aparece, todo está sustentado por algo que no vemos.

-Volvamos si quieres de nuevo a lo de la libertad.

-En el mundo de la forma no necesitas ninguna libertad, y no la necesitas porque en el mundo de la esencia eres pura libertad, esa esencia es tu verdadera morada; si en la esencia eres libertad, todo lo que tiene que ver con la forma es algo secundario.

-Sabiendo que en la esencia somos libres, ¿podemos ser libres también en la forma?

-Nunca seremos libres en la forma. La vida no son las cosas que le suceden al cuerpo. Para nada eres la entidad física que piensas que eres. Nos confundimos si primero buscamos la libertad en las formas externas, si buscas la libertad en las formas externas es que aún vives dentro del sueño, sin embargo si vives en la esencia de eso que eres, la liberación es ya un hecho. No necesitas ningún tipo de liberación en la forma pues eres ya la libertad suprema. Nos da miedo admitir que somos el Todo, y es que si de una vez lo admitiésemos y lo viviésemos como tal, se acabarían de una vez todas las cantinelas.








El cuerpo envoltorio y el cuerpo sutil


Hace unos días alguien me preguntó que por qué ya no publico cosas sobre alimentación como hacía antes. Bien, lo primero conviene hacer una aclaración. El alimento no es sólo lo que entra por la boca, alimento es lo que vemos, lo que oímos, lo que leemos, lo que tocamos, el alimento son muchas cosas, alimento es todo aquello que nos configura, es verdad que últimamente no publico cosas específicas sobre la alimentación que entra por la boca, pero es que eso que llamamos 'cuerpo' no es más que un denso envoltorio en el que se aloja un cuerpo mucho más sutil al que podemos llamar cuerpo energético o espiritual, creo que no es necesario dar tanta importancia a ese ‘cuerpo envoltorio’, sin embargo no hay que descuidarlo porque también es importante.

Cada vez hay más personas interesadas en cuidar su cuerpo, ese cuidado rebasa la simple cuestión estética, hay algo escondido en ese constante cuidado, es probable que 'presientan' que es ese cuerpo sutil o espiritual lo que ‘se esconde’ tras el cuerpo envoltorio. Al cuidar del cuerpo envoltorio están cuidando del cuerpo sutil, aunque no lo hagan de manera consciente. El cuerpo envoltorio es la forma que tiene el cuerpo sutil de mostrarse en este plano dimensional. Tu cuerpo envoltorio es la imagen de otro cuerpo que no se ve. El cuerpo envoltorio es un espejo donde ese otro cuerpo sutil se refleja. Lo que captan la cámara Kirlian y la cámara termográfica es 'la presencia' de ese cuerpo sutil.

Hace ya muchos años que nació en mí el interés por conocer porqué se rompió la estrecha relación que el ser humano tenía con el cuerpo, cómo fue que en un momento dado 'nos despojamos' de él, creo que eso ocurrió cuando el hombre llegó a la ciudad e inició una vida a espaldas de la naturaleza. La ciudad es el territorio de los brazos caídos, la ciudad es el territorio del mirón, del diletante, en la ciudad lo que ocurre es que literalmente te quedas sin cuerpo, incluso ir al gimnasio en la ciudad es como ir a comer a un restaurante donde la comida no te acaba de alimentar del todo, los músculos que se forman en el gimnasio tienen realmente poca utilidad, si acaso servirán para ascender en la escala narcisista. El exponente máximo de la vida en la ciudad es el intelectual, ese que tiene una gran cabeza pero al que se le ha olvidado que tiene cuerpo. La televisión te llena el cerebro pero te vacía el cuerpo, lo mismo el cine, el ordenador, el teléfono móvil, así como tantos y tantos estímulos visuales y auditivos de todo tipo; ahora la vida de la ciudad se ha extendido a todas partes, esa vida nos ha separado del cuerpo y el cuerpo clama por volver de nuevo a su origen. Si no tienes cuerpo no tienes alma. El cuerpo envoltorio es la tierra donde aparece la conciencia. Te sientas a meditar con el cuerpo envoltorio, sin embargo es el cuerpo sutil el que medita, haces el amor con el cuerpo envoltorio pero es el cuerpo sutil el que verdaderamente está conectando con los centros energéticos, cuando practicas yoga es el cuerpo sutil el que está operando en primer plano aunque a simple vista no lo parezca. “Tomad y comed porque esto es mi cuerpo”, seguro que las palabras de Jesús las comprendemos ahora mucho mejor pues ese cuerpo que se nos ofrece es el cuerpo sutil, no el cuerpo envoltorio de huesos y sangre.

Después de tantos años de escupir contra el cuerpo, toca ahora esculpir ese cuerpo, pero ya no por un asunto estético, ahora sabes que ese cuerpo envoltorio es la casa donde el cuerpo sutil habita, es ese cuerpo sutil el que permanece vivo tras la muerte del cuerpo envoltorio, esa es justamente la conciencia en la que habitamos, conciencia eterna que no ha nacido y que no morirá.

Me gusta este vídeo y lo que el viejo dice y hace, un mensaje inspirador para cuidar del cuerpo a cualquier edad.

Y este otro vídeo es de un vagabundo callejero que entrena en las calles de París, tiene detalles muy finos que conviene ver.




La imagen de arriba es de un derviche en una ceremonia en Siria. A través del movimiento del derviche se intuye el cuerpo sutil, los constantes giros del derviche dejan 'ver' ese otro cuerpo que intuimos en todo momento.





Donde yo voy no podéis venir vosotros



Cada vez parece más evidente que casi todo el evangelio cristiano es una metáfora, y tiene mucho sentido que lo sea porque es la manera en la que puede servir a la humanidad durante mucho tiempo, y podrá servir en la medida en que cada generación lo pueda interpretar a su manera, con libertad, que cada cual lo pueda ver al hilo de su propia inspiración según el momento que esté viviendo. La interpretación de este breve texto del evangelio nació y se completó a lo largo de este último medio año. 

"Otra vez les dijo Jesús: Yo me voy, y me buscaréis, pero en vuestro pecado moriréis; a donde yo voy no podéis venir vosotros". (Juan 8, 21)

Donde el Ser está no podéis estar vosotros, es decir los sentimientos, los pensamientos, las emociones, al igual que los deseos y la voluntad. La frontera que da acceso al Ser no puede ser traspasada por lo limitado y lo temporal. El Ser mora en lo desconocido, por eso la mente no puede ir allí donde el Ser está ya que ésta se mueve siempre dentro del terreno de lo conocido. Las maletas que porta la persona y que están llenas con los atributos de la personalidad, no pueden cruzar la frontera de eternidad donde el Ser habita, esa frontera ha de ser cruzada si acaso en completa desnudez, sin desnudez no hay acceso a la Realidad. No se puede acceder al Ser sin antes haber abandonado todo el conocimiento acumulado. Donde el tesoro del Ser está no tienen cabida las baratijas y las imitaciones. 

No te puedes acercar a Dios si antes el ‘yo’ no se ha apartado.

Si la mente no es pura no puedes acceder a la contemplación.

El Ser es contemplación y la mente tiene prisa por entrar en acción, sin saber que en la mayoría de los casos la acción no es más que un simple escape.

Lo que rodea al Ser es luz, por eso junto al Ser sólo puede habitar lo luminoso. Junto al Amor no puede haber nada que no sea Amor. Dios no llegará a ti hasta que tú mismo desaparezcas, Eso no se hará presente hasta que tu ‘yo’ quede disuelto a través de una comprensión que está más allá de todo límite.



En la imagen un fotograma de la película “El evangelio según Mateo” de Pier Paolo Pasolini.










Cataluña, el camino hacia un largo invierno


Nace esta crónica en medio de truenos y relámpagos, exactamente igual que está la atmósfera política estos días en España.

No sé si estaréis de acuerdo, pero todo lo relacionado con la supuesta independencia de Cataluña es una droga, una potente droga de efectos muy profundos, y es una droga que afecta por igual a los que la impulsan como a los que la rechazan.

Para muchos constitucionalistas es bastante fácil ahora hablar bien de España y mal de Cataluña, sin embargo es preciso ser muy cuidadosos y mirar tras la cortina mediática para ver qué es lo que está pasando. Ofreced siempre argumentos sólidos, y que esos argumentos sean respetuosos, nunca ha habido tanta chabacanería y tantos insultos como ahora mismo, la supuesta espiritualidad de algunos ha quedado en entredicho, especialmente en Cataluña donde los supuestos espirituales se han tirado directamente a la yugular a base de insultos barriobajeros.

El reciente simulacro de proclamación de la república catalana ha conseguido que todos tengamos el juicio muy a flor de piel, en dos meses de intensos debates las posiciones se han fijado tanto que es prácticamente imposible convencer a nadie de nada. No está mal no poder convencer a nadie de nada, de verdad que no está mal.

El viernes día 27 de octubre vi en televisión eso que se dijo que era la proclamación de la república catalana, un simulacro bufonesco sin parangón, a esa misma hora me conectaba por Skype con una sobrina que vive en el Reino Unido, allí en las islas británicas mi sobrina ha conocido a varios independentistas catalanes, uno de ellos le ha dicho hace unos días que Cataluña es claramente distinta al resto de regiones españolas porque tiene tradiciones muy antiguas, y mi sobrina, que es nacida en León, simplemente se ha echado a reír, como si en León no hubiera tradiciones antiguas. Jóvenes independentistas, no os quedéis petrificados mentalmente en vuestro pequeño pedazo de tierra, dejad de mediros el cráneo para ver si lo tenéis más grande que el vecino, no busquéis argumentos artificiales para inventaros una singularidad que es completamente falsa. Los catalanes no son una etnia, son tan sólo un territorio, solamente un 20% de los catalanes hunde sus raíces en la Cataluña ancestral y profunda, el 80% restante ha llegado a Cataluña en los últimos cincuenta años, esto quiere decir que la etnia catalana no existe ya que únicamente es la identificación con mensajes virtuales que se lanzan a través de los medios de comunicación aleccionadores, a fin de cuentas la independencia es pura palabrería, de hecho todo se dirime en las redes sociales.

Y ya que hablamos de tradiciones antiguas, en Cataluña se encuentran los castellets, esas torres humanas que se forman en las plazas de los pueblos de Cataluña, cuenta Albert Boadella en una conferencia del 2015 sobre el catalanismo, que el niño que remataba la cúspide solía ser un "charnego" al cual daban una propina por afrontar el riesgo de subirse a lo más alto; por lo visto hoy en día esa propina la recibe un magrebí, parece que 'los autóctonos' no se arriesgan a tener un accidente.

No han entendido aún los independentistas que la autodeterminación de una región, en este caso de Cataluña, es un golpe en la cara al resto de las regiones de España, es un golpe fuerte en la cara porque no hay ninguna región que sea más que otra, a ver si se entiende de una vez que no hay una región que pueda largarse y otras que tengan que quedarse. 

Hay regiones 'privilegiadas' que tienen su policía, su educación, sus ventajas fiscales, hay otras que tienen sus fueros, y hay otras regiones de España que no tienen prácticamente nada, así que este tongo ya no cuela, las nacionalidades históricas se están poniendo histéricas porque el resto de regiones está espabilando, y es que tanta falsedad tenía que tener un tope.

La autodeterminación consiste en pedir algo que sabes que no te lo van a dar, a partir de que te dicen que no te lo dan tú lo que haces es berrear y patalear porque no te lo han dado, eso es lo que estamos viendo y lo que vamos a seguir viendo durante mucho tiempo. Y es que aunque el 
independentismo se revista de izquierdismo internacionalista, es un proyecto claramente de derechas, un proyecto rancio, excluyente y xenófobo. La Generalitat lleva muchos años pagando a comisarios políticos disfrazados de periodistas y de profesores universitarios, al último que ha pagado es al desinformador Julian Assange.

La financiación internacional del separatismo catalán pone al descubierto que a las élites globalistas les interesa y mucho el "divide y vencerás".

Se tiene ya conocimiento de los millones de euros que se guardaban en el extranjero para pagar la independencia y que fueron detectados a mediados de septiembre.

Lo mismo que muchas parejas basan su convivencia en criticar a otros, dentro del independentismo catalán las conversaciones han consistido y consisten en criticar y ridiculizar a todo lo español, sin darse cuenta que con el paso de los años eso va creando un efecto muy curioso en el cerebro, y es que te cargas de odio hacia el país al que aún perteneces; en Cataluña se suele confundir el Estado español con el gobierno de España, el Estado español no es el gobierno de España; el gobierno del PP, un gobierno a todas luces corrupto, es completamente circunstancial, pero el que no es circunstancial es el Estado, y el Estado son los bancos y las empresas transnacionales que nos controlan a todos por igual. Si el partido Podemos hubiera estado en el poder en este momento, hubiera aplicado igualmente el 155 porque el Estado se lo hubiera exigido. 

El independentismo es populismo antiespañol, un populismo ignorante que no admite lo que es más que evidente, que todos los catalanes son españoles, ese independentismo dice ser lo que nunca ha sido, como aquella historia inventada de celebrar en 1988 los mil años de Cataluña (988-1988) cuando ahora se sabe que eso es una falsedad completa. Recomiendo leer esta carta de un independentista catalán que recuperó su españolidad cuando viajó a Méjico.

Aquí se puede ver a Carme Forcadell prometiendo que en la nueva república catalana todos los inmigrantes tendrán papeles.

¿Cómo es que Artur Mas desobedece al Tribunal Constitucional y obedece al Tribunal de Cuentas? El embajador en Madrid de la Generalitat, el señor Ferrán Mascarell, destituido hace unos días, dijo que va a denunciar su cese porque él no votó nada el pasado viernes día 27 de octubre, pero vamos a ver, si eres el delegado en Madrid de la nueva república catalana no puedes recurrir tu cese ante un Estado que ya no existe para ti. 

Los políticos son como los sacerdotes, te venden una esperanza que nunca acaba de llegar, los políticos catalanes independentistas han vendido humo y lo siguen vendiendo. El independentismo no es para nada un proceso de conciencia, es algo mental. Me he fijado bastante en estos últimos tiempos en Lluís Llach, sin duda un excelente cantante y compositor al que admiro, pero le veo tan aturdido y tan violentado ante unos hechos que no acepta porque echan por tierra su sueño de una nación libre e independiente, sin saber que la libertad nunca te la puede traer nadie ya que la libertad externa es siempre raquítica y limitada. En estos ocho minutos se pueden entender algunas cosas sobre la Cataluña actual.

Decía hace unos días un joven filósofo español que “Cataluña sólo será independiente si los españoles toleran esa independencia”, y de momento eso no sucede, lo que sucede es todo lo contrario, por estas tierras uno de cada cien te dirá que sí quiere la independencia de Cataluña, pero los otros noventa y nueve restantes te dirán que no, un no que no admite rectificación.

Ser español no es ser franquista, ser español es haberse quitado el complejo de culpa que pesa sobre todo lo español y que nace básicamente de vivirse como un genocida a causa del descubrimiento de América, una leyenda falsa que es preciso revisar, de hecho ya se está revisando.

Mientras continuamos con el lavado de cerebro de la independencia, así están las familias catalanas más pobres.


Si se repasa el 'timing' de estos últimos diez días se puede ver que muchas cosas estaban pactadas por unos y por otros, de otra forma es imposible entender lo que ha ocurrido, incluso los recientes encarcelamientos del parte del gobierno catalán, lo mismo que la huída de Puigdemont a Bélgica era también algo pactado. Estaba pactado bajo cuerda que el independentismo resultaría finalmente aplastado, de esa forma se convertiría en algo ‘aleccionador’ para otras regiones de España y de Europa que flirtean también con la autodeterminación. 

Independientemente de los resultados de las elecciones del 21 de diciembre, todo intento secesionista será desactivado, en realidad da igual quien gane esas elecciones, da igual si el independentismo se presenta como una lista única o van por separado; si vuelve a ganar el bloque independentista tendremos más de lo mismo, es decir un 155 amenazante o directamente aplicado, si gana el bloque constitucional vendrán cuatro años de silencio y de iras comprimidas o directamente manifestadas, todo indica que vamos camino de un invierno largo, muy largo.

Cataluña siempre fue admirada en el resto de España, admirada y querida, y ese sentimiento no va a cambiar para muchos de nosotros.

Es buen momento para ocuparse de lo que hay que ocuparse, la auténtica labor que hay que hacer no tiene que ver con ningún devaneo político ni con ninguna independencia. Lo que somos nunca nos puede enfrentar, lo que de verdad somos sólo nos puede unir pues unidos estamos ya, queramos o no queramos.