La mente es una cárcel



Sí, la mente es una cárcel; lo curioso es que si miramos a fondo en esa cárcel, veremos que no hay ningún prisionero dentro.

Vivir libres del ego quiere decir vivir liberados de toda interferencia mental.