La verdadera naturaleza



La verdadera naturaleza del ser humano se asienta en una conciencia atemporal.