La función espiritual de los sueños



Magníficos cuatro minutos de Francis Lucille, magníficos por su sencillez y profundidad. Francis Lucille es francés y en este caso habla en inglés, así que los que lo necesiten pueden activar los subtítulos. Este es el resumen de lo que dice:

"La persona que actúa durante el día es diferente de la persona que actúa durante la noche, digamos que los sueños del día son diferentes de los sueños de la noche, aunque en ambos casos se trata también de sueños. Imagina que en tu vida diurna no estás casado y no tienes hijos, pero imagina también que en el sueño de la noche estás casado, tienes hijos y además te has divorciado cinco veces. Lo primero que hay que decir es que la Conciencia es la misma en ambos casos, el Yo profundo es exactamente el mismo, pero la identificación es diferente, también el cuerpo es diferente pues el cuerpo del día es diferente del cuerpo de la noche, por ejemplo a veces en la noche sientes que tienes alas y que vuelas; durante el día te identificas con unas cosas, durante la noche te identificas con otras, sin embargo LA CONCIENCIA ES LA MISMA. No somos el ego del día ni tampoco somos el ego de la noche, somos la Conciencia y no las cosas con las que nos identificamos. Esta sería pues la función espiritual del sueño, darnos la posibilidad de conocer nuestra naturaleza real que no es ni la naturaleza del día ni la naturaleza de la noche, sino la Conciencia que unifica ambos estados”.


La conciencia es una hoja en blanco sobre la que LA VIDA DIBUJA, los trazos dibujados van apareciendo, sin embargo el blanco de fondo sigue ahí, al final el dibujo está ya hecho y el blanco de la hoja sigue estando y siempre estará. La conciencia es esa hoja en blanco donde todo aparece y donde todo desaparece.