Quietud sin movimiento



Nuestra verdadera naturaleza se muestra cuando no hay ningún escape en ninguna dirección, lo que verdaderamente somos aparece en la quietud sin movimiento, igual que se ve en los árboles contemplativos de la fotografía.