Comentarios a un vídeo en el que interviene José Luís Sampedro


Circula estos días por whatsapp un vídeo de buena factura y bellas imágenes con la voz en off del economista y escritor español José Luís Sampedro, hasta en siete ocasiones me lo han enviado en los últimos días. Aquí se puede ver el vídeo.

Me gustaba más bien poco lo que este hombre decía cuando vivía, y lo que dice en este vídeo me gusta aún menos. Ved primero el vídeo que dura algo más de dos minutos, luego podéis leer si queréis esto que ahora sigue:

Nadie sabe vivir porque vivir es algo que se hace de instante en instante, es decir que la sabiduría para saber vivir no es un título que te dan o que tú mismo te otorgas y que te vale ya para siempre; si escucháis a alguien decir que sabe vivir, es muy posible que no sepa vivir.

La vida no tiene ningún fin, no estamos en la vida para realizarnos, no tenemos que cruzar hacia ningún lugar pues donde estamos somos ya todo lo que podemos ser. 

La libertad de pensamiento no vale para nada, lo digo mejor de otra manera: el pensamiento no es nunca libre pues todo pensamiento es un pensamiento condicionado; nunca el pensamiento solucionó nada; hay un pensamiento mecánico y funcional que viene muy bien para tomar un tren, para hacer la compra, para calcular cómo hacer una casa, pero el pensamiento que divaga sobre el sentido de la vida no es más que un desvarío que no lleva a ninguna parte. 

El fin de la vida no es ganar en satisfacción personal, la búsqueda de la satisfacción personal es otro cuento para que estés enganchado a una zanahoria que nunca acaba de llegar. La satisfacción personal tiene que ver con experimentar sensaciones, pero es que las sensaciones que se experimentan no tienen ningún valor. A ver si de una vez nos damos cuenta de que no hay un 'yo' que tenga que realizarse, a ver si de una vez comprendemos que eso que de verdad somos está al margen de cualquier experiencia y de cualquier circunstancia.

Creo que este hombre -José Luís Sampedro- inundó los medios con una sabiduría de segunda mano, exactamente igual que lo que está haciendo el ex presidente uruguayo José Mújica, un tipo sobrevalorado que dice cosas poco interesantes. No os enviéis vídeos unos a otros como si fueseis loros, revisadlos antes de subirlos a la 'gran burbuja' de internet.

No digo que de José Luís Sampedro sea todo malo, hay cosas pasables, también de José Mújica las hay, lo que ocurre es que hay épocas en las que se erige como modelos de sabiduría a algunos que no dan la talla, que también tiene su explicación, y es que se erige a esos sabios mediocres porque la época que se está viviendo es también mediocre.

En realidad estos dos personajes han subido a un primer plano mediático por la necesidad que hay no tanto de buscar sabios como de buscar santos, estos dos son más santos que sabios, el mundo hispano necesitaba santos laicos y un poco de izquierdas y les cayó a estos dos. ¿Cuál es la diferencia entre un santo y un sabio? Un santo viene siempre a salvarte de algo, el sabio sin embargo no quiere salvarte de nada porque además sabe que no puede hacerlo. Un santo es el que quiere cambiar las cosas, quiere mejorarlas y modificarlas, el sabio sin embargo no pretende cambiar ni mejorar nada. El santo espera siempre que suceda algo, el sabio sabe ya que no es necesario que suceda nada pues lo que es está siempre siendo.

El hombre sabio no es el que sabe de todo o el que sabe todo, el hombre sabio es el que sabe que no sabe nada de nada.