No hay forma de vivir en el ahora



Llevamos ya unos cuantos años que está muy de moda vivir el instante, vivir el presente, vivir en el ahora, pero el ahora no se puede vivir, el ahora no puede formar parte de la estructura consciente, el ahora no puede ser experimentado.

No se vive nunca en el ahora, parece que estamos viviendo en el ahora pero eso es un error de apreciación. Cuando el ‘yo’ dice que vive en el ahora no lo está haciendo porque está viviendo en el pasado ya que no puede contemplar el ahora si no es con la estructura mental del pasado. El presente es pasado. El futuro es también pasado puesto que el futuro es ‘algo’ proyectado desde los pensamientos que hunden sus raíces en el pasado. Pensar no es otra cosa que estar invadido por pensamientos del pasado. ¿Y cómo es que el presente es pasado? El presente es pasado porque cuando al presente lo nombras éste desaparece, y el presente es doblemente pasado porque no puedes experimentar el presente ya que la estructura mental que lo contempla se ha conformado en el pasado. Por si esto fuera poco hemos reducido el ahora a un concepto, incluso a una moda, por eso el ahora es algo muerto. “Es que yo puedo vivir en el ahora porque soy capaz de hacerlo sin el pensamiento”, cuando oigas una frase parecida a ésta piensa que es algo falso porque nadie puede ver la vida sin el pensamiento. 

Cuando tratas de permanecer en el ahora, el ahora ya se ha ido, lo que en realidad estás haciendo es intentar controlar los sentidos, algo que es del todo imposible. Como la naturaleza de este mundo nos dice que las cosas no tienen nunca permanencia, esa es la razón principal de que no se pueda permanecer en el ahora pues eso que llamamos ‘el ahora’ se está siempre moviendo, nunca te asientas en el ahora porque el ahora está siempre desplazándose, el ahora está siempre desplazado en relación a donde creemos que está. 

Si interviene la voluntad para vivir en el ahora, ya no hay ahora; si eres consciente del ahora, no puedes vivir en el ahora; si mentalmente haces como que vives en el ahora, eso no es más que un ejercicio mental pues lo real es que sigues habitado por los pensamientos que vienen del pasado. Podría vivir en el ahora el que no hace ningún artilugio con la mente para estar ahí, quizás pueda vivir en el ahora un árbol, un perro, un bebé, un verdadero loco, quizás un anciano de muchos años. Tú podrías vivir en el ahora si no pensaras que estás viviendo en el ahora, pero si lo piensas aunque sólo sea un instante, te sales del ahora. 

Lo que sucede en la mayoría de los casos es que imaginas que vives en el ahora, pero eso no es más que un ejercicio de imaginación, es el yo el que se imagina que está viviendo en el ahora cuando lo que ocurre es que los pensamientos te sacan del presente pues los pensamientos son un armazón que tienen construida su base en el pasado. Hay que decir que los pensamientos no son algo malo que has de eliminar, los pensamientos son también vida, son la vida, son de la vida, así que déjalos en paz, dejarlos en paz quiere decir que no los intentes controlar porque no se puede, ni meditando diez horas diarias lograrás controlar ni uno solo de los pensamientos.

Entonces, ¿el poder del ahora? El ahora no tiene ningún poder; no digo que en esos libros no haya cosas, que efectivamente sí que las hay, pero con respecto al poder del ahora no hay nada porque el ahora es como intentar atrapar un pez con las manos en medio del mar, siempre se te acabará escapando. No pretendas cosas imposibles, no intentes fijar tu atención en el ahora pues eso no sirve para nada. ¿Quién te ha dicho que eres más si vives en el ahora? Alguien te lo ha debido de decir y te lo has creído, el ahora es una creencia y como toda creencia es un cadáver, y todo cadáver huele. 

Muchos se han impuesto la obligación de vivir en el ahora, quítate esa obligación pues no tiene ningún sentido. Rindámonos y digamos que es imposible vivir en el ahora. No pasa nada. La rendición es lo más bello que hay. Quizás una vez rendidos, y habiendo eliminado también cualquier expectativa, puede ser que entonces la vida nos sorprenda por donde menos lo imaginamos.

No lo llames 'ahora', llámalo 'vida', y no lo relaciones con el presente, la vida es algo que no comprendemos y que nunca lograremos comprender, la vida es algo vivo que no se puede capturar. No tienes que hacer nada para estar en la vida porque ya estás en ella.