Si estás pensando en destruir a alguien



Las desavenencias son muy habituales, algunos se ponen a veces en contacto conmigo para ver cómo pueden sobrellevarlas, puede tratarse de hijos peleados con sus padres, de hermanos peleados entre sí, de parejas que andan a la gresca, de empleados en plena batalla con sus jefes, algunos hay también que viven peleados con el mundo; las conversaciones varían de unos a otros como es lógico, pero al final casi siempre acaba saliendo una frase que no es fácil de olvidar, a mí por lo menos no se me olvida: “Si estás pensando en destruir a tu adversario, has de saber que no puedes destruirle a él sin destruirte a ti mismo”.