Los impuestos



Ahora en abril se inicia en España la campaña de la declaración de la renta. Hace unos días me encontré con un amigo y hablamos de este tema. “¿Sabes para qué sirven los impuestos?”, le pregunté. Me contestó de la misma forma que yo habría contestado hace años, es decir que los impuestos sirven para pagar los gastos que tiene el Estado. “No exactamente”, le dije. Y comencé a hablarle, al acabar me dijo que por favor lo escribiera pues según él habría otras personas que también querrían saberlo. Y eso es lo que he hecho, escribirlo, escribirlo para que se entienda, algunos economistas también lo escriben, sin embargo hacen todo lo posible para que no se entienda ni una palabra. Vamos allá.

Las divisas que manejan los Estados son divisas fiduciarias, es decir que son divisas basadas en un dinero inventado, lo que quiere decir que el dinero del Estado (lo mismo que el dinero de los bancos) es un dinero al que llamaremos dinero-deuda, de hecho los Estados no hacen más que acumular deuda, esa deuda sólo puede haber salido de un dinero que ha sido ‘creado’ a través de meros apuntes en un ordenador. El dinero de los impuestos sirve para pagar esa deuda. Pero, ¿cómo se paga realmente? Veamos. El dinero que se presta sale de la nada; sale de la nada el dinero que se presta a los particulares, lo mismo que el dinero que se presta a las empresas, también la deuda soberana de los países sale de un dinero inventado, entonces los impuestos son para pagar los intereses de un dinero que fue sacado de la nada. El dinero que se presta es un dinero ficticio, no así el dinero de los ahorradores que es un dinero real pues el fruto del trabajo, es decir que el dinero de los impuestos sale de la economía real, es con ese dinero real que se tapa el agujero y la burbuja del dinero ficticio. 

Resumiendo lo anterior: es falso el dinero que se emite, pero es ‘real’ el dinero que se recauda a través de los impuestos. 

Una élite privada (Reserva Federal de EEUU, Banco Central Europeo, en connivencia y en coordinación con los grandes bancos y con los Estados) controla la emisión de la deuda (dinero falso), es a través de los impuestos que se embolsan el dinero real que pagan los ciudadanos, es decir que estamos pagando impuestos para pagar una deuda basada en un dinero que nunca existió ya que se ha tratado y se trata de simples apuntes electrónicos. 

¿Se ha entendido? Espero que sí. Se trata sin duda del más grande truco de magia que jamás haya podido existir, un truco de magia vil y estafador llevado a cabo por los buitres que están detrás de la cortina de este teatro delirante. 

Me llevó muchos años comprender esta historia de los impuestos, lo mismo que la historia del dinero. Los 'muy espirituales' siempre se han sentido molestos cuando les he hablado de estas historias, es que ellos son tan especiales que piensan que todo esto no les atañe. Qué equivocados están. A la vez que miras al cielo deberías de tener ojos para mirar también a esa tierra que pisas. Lee esta noticia y date cuenta de cómo algunos piratas españoles sacan su dinero de España y se lo llevan a sus 'puertos de confianza'.