Me has bajado de la nube



(Parte de una conversación con una amiga hace unos días a través del whatsapp).



-Hola Raúl. Me acabo de encontrar con este cartel, permíteme que te lo envíe, tiene que ver con ángeles y con números (se trata del cartel de este apunte).

-Ah pero… ¿hay ángeles? ¿Qué son los ángeles? ¿Alguien los ha visto? Y la relación entre los ángeles y los números, ¿a quién se le ha ocurrido? ¡Dios cómo están las cabezas!

-Muy perjudicadas. Pero también es bello ser ignorante y creer en lo imposible, ¿o no? Dejar de lado lo real y volar...

-¿Volar a dónde? Otra fantasía más.

-Volar puede ser percibir una fragancia. Las fantasías no son malas, mientras no dañen ni te dañen.

-Percibir una fragancia es un hecho físico, ante eso nada que decir, pero hacer elucubraciones sobre ángeles y números... La mente no vuela porque no tiene ningún lugar al que volar. La mente cree que vuela, pero lo que le pasa es que no se mueve del sitio en el que está.

-Pues aparca la mente y que vuele el corazón, porque el corazón tiene alas, al menos el mío.

-Y el corazón...¿qué es? Desde luego que no es el órgano físico. ¿Qué es el corazón?

-El corazón es el broche que cierra la cadena del alma para lucir ese colgante que es el espíritu.

-El corazón es otra invención más de la mente.

-Que no leche. Tú ya no eres el que conozco, te han cambiado el fondo aunque no la forma.

-No amiga no, lo que ocurre es que ese ‘yo’ se revuelve porque se queda desnudo, ese es todo el asunto. El yo es un envoltorio que tarde o temprano se ha de destruir.

-Me has bajado de la nube de repente.

-Escribir un bello verso no es vérselas aún con lo que es.

-Me está empezando a doler lo que me dices, recuerda que estoy como en adobo, no creas que doy mucho más de mí. 

-Tú dices "el corazón es el broche que cierra la cadena del alma" y te quedas tan pancha, ¿me quieres explicar qué eso de "la cadena del alma"? Estás bajo la hipnósis de una espiritualidad falsa. La cursilería de la religión clásica se ha pasado tal cual a la nueva espiritualidad, se ha caído en un sistema de creencias idéntico al que había, sólo que la gente aún no se ha dado cuenta.

-Pero no todo es blanco o negro. Hay matices. Y no todo es cosa de la mente. Sé que tienes razón en lo que dices, pero de vez en cuando una se puede permitir una licencia.

-No te vayas por las ramas. Aún no me has explicado qué es eso de "la cadena del alma".

-Que todos tenemos esa cadena que enlaza con nuestra parte divina, y es esa parte divina la que se acuesta en el corazón.

-La mente inventa sin parar. La mente inventa porque la vida le parece siempre poca cosa, por eso inventa palabras, inventa divinidades, inventa de todo. A la mente le resulta imposible permanecer con lo que es. No soporta la mente eso que es, por eso se inventa lo que debería ser.

-¿Entonces sólo somos mentes andantes? ¿Diseñadas para qué?

-Un humano verdaderamente humano tiene que negarlo todo, si no lo niega a los 15 años lo ha de negar a los 40 o sino a los 90. Nadie te pide que creas en nada. Las creencias no son otra cosa que la aceptación de la autoridad, venga ésta de donde venga. Negarlo todo significa no dar por hecho que es verdad toda esa literatura sentimental a la que llamamos espiritualidad. Nos des autoridad a nada ni a nadie.

-¿Para qué hemos sido creados? Ahora sí que me he acabado de perder en el pasillo de mi casa.

-La espiritualidad es un refugio donde la mente se esconde, hasta que un día te das cuenta de que no hay refugio posible, que esa tierra sobre la que supuestamente nos asentábamos ya no existe. Solamente el humano se hace preguntas que no puede responder. Yo no sé quién nos ha creado y para qué nos ha creado, no tengo ni idea, por eso creo que lo mejor es no especular.

-Soy más ignorante de lo que suponía. 

-La espiritualidad actual en vez de decir "no sé" ha creado toda una gama de serafines y querubines, sólo que ha decidido darles otros nombres más modernos para que así molen más, pero son todo fantasías, fantasías animadas de ayer y de hoy.

-Pero esa energía llamada vida, está ahí. Con eso me conformo.

-Perfecto. ¿Y qué tiene que ver esa energía llamada vida con toda la literatura noña y sentimental con la que intentan alimentarnos? La vida no conoce las palabras, las palabras es un invento exclusivo del humano. Un perro no habla, un caballo tampoco. Las palabras sobran todas porque no pueden nombrar eso que es.

-Que paren esto que me bajo. A veces se necesita un dulce empalagoso para aguantar el tirón de cada día.

-Sabrás porque lo he dicho muchas veces que yo comencé a meditar a los 17 años y acabé a los 19. ¿Nunca te has preguntado por qué un chico joven empieza a meditar y al poco tiempo abandona?

-No me lo pregunto porque en tu vida igual que en la mía puede haber de todo.

-Porque eso que se llama meditación es otra fantasía de la mente. Es la mente que se ve como un sujeto que imagina que va a atrapar a un objeto llamado Dios. ¡¡¡Y eso es del todo imposible!!! Nadie medita. Nunca nadie ha meditado. La única meditación real es cuando morimos ya que la mente desaparece. Nunca lo he dicho y nunca lo he escrito, sin embargo hace ya mucho que lo pienso: la meditación no es otra cosa que la búsqueda del placer, en este caso se piensa que el placer llegará por la vía espiritual, pero eso es imposible. El espíritu no se puede cultivar, el espíritu no es como un jarrón al que puedes sacar brillo.

-Bonita la última frase. Es decir que Dios nos tiene ya cogidos.

-Dios no nos tiene ni sueltos ni cogidos, eso vuelven a ser imaginaciones. Dios no pide a nadie nada, son imaginaciones nuestras escuchar voces y mandatos del más allá. Dios no pide a nadie que salve al mundo porque el mundo no necesita ser salvado.

-Por más que me digas creo que yo no cambiaré.

-Efectivamente, es que nadie cambia nunca, es una fantasía nuestra pensar que estamos llevando a cabo cambios y transformaciones.

-Pues yo creo que esta cosa llamada vida es una broma muy pesada. 

-La golondrina que estoy ahora mismo viendo no tiene ninguna opinión sobre la vida, en este momento yo soy esa golondrina. Aquí en esta casa se come, ahora mismo es preciso dar unos toques a esa comida. Un abrazo.

-Gracias por tu tiempo y espacio. Algo dentro de mí llora. Gracias maestro.

-No hay ningún maestro porque nadie tenemos ni idea de nada. Un verdadero maestro es el que te dice que no puede ayudarte, un verdadero maestro es el que no te promete nada ya que no hay nada que prometer.

-Maestro para mí tiene otro significado. Que salgan todos de los colegios y de los institutos y de las universidades, que salgan todos porque lo que están haciendo es perder el tiempo.



(A más de uno le he dicho alguna vez que me vivo como una pelota de tenis escondida en una vieja bolsa de deportes, esa pelota no quiere salir a la pista, esa pelota está bien como está, pero si por un casual alguien llegara con su raqueta y la golpea, la pelota se pondrá a saltar y a botar, incluso podría golpearte en la frente o en la espalda, aunque desde luego no sea esa su intención, después regresará de nuevo a la vieja bolsa como si no hubiera pasado nada).