Siete años después de 15M

Hace años veía esta foto y leía 15M, ahora resulta que leo MI6,
igual tengo que revisarme la vista.

Ahora que han pasado ya siete años del 15M, se puede ver bastante bien la jugada. 

Antes de nada voy a explicar brevemente el logo de Podemos, lo he explicado a título individual muchas veces, pero creo que hoy toca hacerlo ya ‘en abierto’, aviso de antemano que se trata de algo muy llamativo, lo vi el primer día que me enseñaron el logo, además fue a los pocos días de haberlo presentado los de Podemos ante la prensa. El logo de Podemos es un preservativo y el nombre del partido político viene a decir JODEMOS, que literalmente está diciendo OS VAMOS A JODER; ya sé que se trata de una visión muy personal, subjetiva cien por cien y parcial donde las haya, pero así lo vi y así lo sigo viendo. Mi opinión no vale más que la de cualquier otro. 


El partido Podemos se diseñó para desactivar la verdadera acción de la calle en España, de eso no hay ya ninguna duda. El partido Podemos fue diseñado por la élite globalista para encauzar el descontento y desactivarlo, cosa que han conseguido plenamente. Podemos fue diseñado para que las fuerzas verdaderamente progresistas quedaran desactivadas. ¿Y ese supuesto entronque de Podemos con Venezuela e Irán? Eso es un montaje para que aparezca ante los ojos de la gente como un partido marxista, cuando la verdad es que todo nace de Gene Sharp y de la CIA y el MI6; el verdadero diseño de Podemos no es otro que la perpetuación del sistema, también Izquierda Unida colabora en esa perpetuación, quien esté un poco atento lo verá sin necesidad de que nadie se lo tenga que explicar. 

El periodista y escritor Rafael Palacios resumió con esta frase genial lo que pasó hace siete años: “Lo que ocurrió en el movimiento 15M fue que unos supuestos marxistas (Podemos) engañaron a los hippies que acampaban en las plazas, exactamente lo mismo que ocurrió en mayo del 68”. 

Hace no mucho me preguntó un simpatizante de Podemos por mi opinión sobre el 'no triunfo' de la independencia en Cataluña. "Muy sencillo, el proyecto de independencia es un simulacro. ¿Por qué los que apoyan la independencia aún no se ha liado a tiros contra el estado español? Pues porque la independencia no va en serio, si de verdad fuese en serio estaríamos hablando de otro tipo de acciones. Por cierto, la única manera que tiene ahora mismo Cataluña de conseguir la independencia es a través de una guerra. Eso que se llama 'independencia de Cataluña' es una simple operación psicológica diseñada en un despacho y vociferada a través de las redes sociales; una operación psicológica no es aún un acto de guerra, se trata más bien de un simple juego de niños. Realizar de forma continuada actos simbólicos no es más que una operación de destrucción donde la primera víctima es el propio pueblo catalán".