Días de fútbol...y de algo más



Días de fútbol y días para acentuar el control sobre las masas. La combinación fútbol-televisor es sin duda el somnífero más potente que hay, no estoy diciendo que dormir sea malo, dormir no es ni bueno ni malo, dormir es simplemente dormir, pero puede ocurrir que mientras estás dormitando con la droga futbolera te cuelen algo que no te gusta, claro que enterarse de algunas cosas no es tan fácil. 

Mientras el somnífero del fútbol hace su efecto en las tardes de junio y julio, los demonios que llevan las agencias de publicidad de las grandes marcas inventan imágenes para extender su satanismo. El satanismo no consiste solamente en adorar a una figura que supuestamente lleva a los humanos a la perdición, el satanismo es sobretodo una sofisticada técnica de control mental, esa técnica consiste en crear escenarios simbólicos donde mostrar su poder y su perversión, en esa simbología te dicen quién manda, es curioso ver cómo siempre necesitan dejar huella de sus andanzas, quizás su profunda osadía y su ignorancia les lleven a ello. El mayor disfrute para estos locos es colocar milimétricamente la simbología sin que te enteres. Hace ya un montón de años que me di cuenta que la publicidad es un altar donde continuamente se adora a Satanás.

Estos días está apareciendo en los periódicos la imagen que encabeza este apunte, se trata del anuncio de un aire acondicionado de la marca Mitsubishi, y lo dice bien claro: “Puedes contar”, y si sabes contar contarás 66. ¿Dónde tiene metida la cabeza el que lleva a hombros al niño? Fijáos que no se ve nada de la supuesta cabeza de ese hombre, la tiene metida por entero en el cuerpo del niño. ¿Satanismo y pedofilia a la vez? Responde tú mismo que yo me quedo sin palabras; a veces me gustaría no ver estas cosas, pero las veo. Llama la atención que el número 6 en la selección española lo lleva Andrés Iniesta, todo un icono de fútbol mundial; le cuesta mucho a Iniesta hablar, es como si tuviera miedo, igual ha conocido de cerca a estos demonios dominadores, es como si le hubieran robado la palabra; otra cosa que le pasa a Iniesta es que le cuesta reírse, si no sabes reírte tienes que aprender rápido porque reírte es casi lo más importante que puedes hacer en la vida. 

Estos demonios dejan siempre la marca en la publicidad que hacen porque piensan que les funciona, pero eso no es más que superstición, todo el simbolismo que manejan no es más que ignorancia, están completamente perdidos igual que lo estamos todos, sólo que ellos hacen como si no lo estuvieran, estos demonios ni dominan la realidad ni tienen idea de lo que están haciendo, su miedo les empuja a la acción, pero es que la acción es en la mayoría de los casos una huida hacia ninguna parte.